18 / junio / 2021 | 07:32 hrs.

Relaciones peligrosas

Patricia Olavarrieta del Rivero

El concepto del amor evidentemente va cambiando conforme vamos experimentando vivencias durante nuestra vida. No es lo mismo, el concepto que se tiene de una relación amorosa desde la trinchera de un adolescente, un ama de casa, una mujer divorciada, una mujer que no conoce la vida en matrimonio o en pareja por no poner etiquetas. También varía el concepto cuando se tiene una preferencia sexual determinada y aunque el amor es amor aquí y en china, podemos tardar en reconocerlo pero sobre todo podemos confundirnos.

Una cosa es hablar del amor y otra muy distinta hablar de relaciones peligrosas.

¡Definamos relación peligrosa! nos referimos en éste artículo a relación peligrosa como aquella relación que puede no ser entendida por el otro como tú la ves, aquella que no es aceptada por la sociedad, pero más allá de eso, una relación peligrosa es aquella que en lugar de potencializarte, te duele y no permite avanzar.

No buscamos perfección porque sabemos que no existen seres perfectos desde donde miramos, porque todos y cada uno somos seres distintos, únicos y con una experiencia de vida diferente, creencias diferentes, miedos diferentes y personalidades construidas en estructuras sociales distintas y todo esto crea un universo de formas de pensar y de ser. Sin embargo, no vamos por la vida seleccionando a las personas, simplemente se presentan en tu vida de acuerdo con el ámbito en el que te desenvuelves, desde ahí existe ya una selección; y si hay algo que llamó tu atención, entonces, empiezas a adentrarte en su mundo y permites que se asomen en el tuyo y ahí es cuando empieza la verdadera aventura.

¿Qué está permitido? ¿Qué es lo prohíbido?  Estoy convencida que en cualquier estructura social deben existir reglas, orden y disciplina. Está comprobado que el ser humano tanto de forma individual, como social, se desarrolla mejor con éstos elementos. Pero también es cierto que las reglas en muchas ocasiones se rompen y cuando se rompen entonces comienzan las dificultades. Tomar decisiones no es tarea fácil, confundirse en temas del amor es común. Entonces, ¿cómo distinguir una relación peligrosa? Podemos tomarnos de las reglas sociales para empezar a distinguir, por ejemplo un hombre casado, es evidentemente una relación peligrosa y más allá de eso prohibida, enamorarte de un hombre menor que tú, enamorarte de una persona del mismo sexo, incluso elegir a una persona ¡mucho mayor que tú! pueden convertirse en relaciones peligrosas.

Pero si abrimos nuestra mente, ésa percepción sólo las limita la sociedad. No estoy diciendo que podamos ir por la vida rompiendo matrimonios ni seleccionando a chavitos como parejas, todo va más allá de eso y entonces nos podemos acercar con el tema de la honestidad con nosotros mismos y con los demás y preguntarnos, ¿hay edad para el amor? ¿hay fecha de caducidad para el amor? ¿si no soy feliz, debo continuar con mi pareja? ¿porqué se eligen personas comprometidas? ¿porqué de pronto soy atraída por alguien de mi mismo sexo?

Me parece que cualquier relación entonces, puede ser peligrosa. Y conforme va pasando el tiempo, la edad, se vuelve más complicado porque existen demasiadas heridas y miedos acumulados demasiadas creencias que nos han determinado.

Permite entonces que llegue a ti aquel que te haga feliz, empieza a quitarte barreras que impiden disfrutar del amor, se honesta contigo y con el otro y si vale la pena y estás dispuesta a pagar los precios, entonces !ve con todo!

Todas las relaciones pueden tornarse peligrosas o no, depende de conocer realmente lo que quieres para ti. Dicen por ahí que "no eres valiente si no conoces el miedo" (Película: Un vuelco al corazón). Aventurarse en el amor, siempre será una aventura que tendrá sus altas y sus bajas hasta que vayas dándote cuenta de lo que mereces y quieres en la vida y eso en una mujer de 40 ya se tiene claro....

Comentarios