13 / junio / 2021 | 11:34 hrs.

¿Quién podrá ganarle a Trump?

Emilio Lezama

¿Quién será el candidato que enfrente a Donald Trump? La carrera por la candidatura demócrata ha comenzado en Estados Unidos. Como nunca antes, el resultado de esta contienda podría afectar a México. A nuestro país le conviene un candidato demócrata fortalecido que pueda ser competitivo contra Donald Trump.

El proceso comenzó el pasado 3 de febrero con el caucus de Iowa que arrojó resultados sumamente sorprendentes: el candidato Pete Buttigieg fue la gran sorpresa al vencer a Bernie Sanders. Con estos resultados, Buttigieg logró 14 delegados por 12 de Sanders. Aún más sorprendente fue la caída de los dos candidatos que hace unos meses lideraban la contienda: Elizabeth Warren, que está perdiendo mucho ímpetu y votos ante Sanders, quedó en tercer lugar, y Joe Biden, favorito para ganar hasta hace unas semanas, quedó en cuarto lugar 

El 11 de febrero las primarias de New Hampshire confirmaron la tendencia. Ahí, Bernie Sanders logró un triunfo esbelto pero importante sobre Buttigieg. New Hampshire es considerado un estado simbólico por la cantidad de atención mediática que recibe. Al ser un sistema de votación abierto a la población, un triunfo ahí demuestra el potencial que tienen los candidatos de obtener buenos resultados en la elección presidencial. 

La carrera es aún larga y aunque Buttigieg va a la cabeza temporalmente, los actuales resultados parecen favorecer a Sanders si tomamos en cuenta que en las próximas cuatro primarias, Buttigieg va muy abajo en las encuestas. En Nevada, Carolina del Sur, California y Texas, Joe Biden y Bernie Sanders estarán compitiendo por el primer lugar. El momentum de Sanders podría darle triunfos en esos estados que significarían el tercer intento fallido de la candidatura para Joe Biden. Esta posibilidad se fortalece con los resultados del conglomerado de encuestas nacionales en Estados Unidos, que este mes ponen a Sanders arriba de Biden por primera vez desde que empezó la medición. 

La caída de Warren y Biden han permitido el ascenso de un caballo negro que puede ser determinante en estas elecciones: el multimillonario Michael Bloomberg. El exalcalde de Nueva York ha optado por una campaña poco convencional. No participó en las primeras primarias porque está apostando todo al martes 3 de marzo en el que 12 estados tendrán elecciones. Tampoco ha recaudado dinero para su campaña pues la está financiando con su propia fortuna.

En las elecciones en Estados Unidos el dinero importa. Normalmente esto se reflejaba en lo recaudado por cada una de las campañas. Sin embargo, en el mundo post-Trump, la fortuna personal puede ser aún más importante. Bernie Sanders es el que más dinero ha recaudado pero aún así se queda corto con el que Bloomberg le ha inyectado a su propia campaña. La disparidad entre las fortunas personales de estos dos personajes puede ser un factor clave en este proceso. La riqueza total de Bloomberg está valuada en 53.4 miles de millones de dólares, contra los 2.5 millones de Sanders. En los últimos tres años, las ganancias de Bloomberg han sido de más de 15 mil millones de dólares. Sanders, por su parte, logró ganar 560 mil dólares el año pasado.

 Incluso contra Trump, la riqueza de Bloomberg es impresionante: se calcula que la riqueza del presidente asciende a 3.1 miles de millones de dólares, volviéndola 17 veces más pequeña que la de Bloomberg. En EU el dinero siempre ha importado, pero ahora esto es más cierto que nunca. Bloomberg y Trump han destruido el piso parejo; si la elección presidencial fuera entre ellos dos, el concepto de democracia estadounidense sería insostenible. Muchos ya llaman oligarquía al sistema estadounidense, este escenario confirmaría así a su sistema político.

¿Podrá el candidato demócrata vencer a Trump? Las encuestas ponen a Sanders y a Bloomberg como los mejor posicionados para hacerlo. Pero lo que ofrece cada uno de ellos políticamente es sumamente distinto. Sanders es un político liberal y progresista. Un luchador social clasemediero con aires intelectuales. Su radicalismo en términos del espectro político estadounidense ha hecho que el status quo democrático no quiera su candidatura. Al igual que Trump, su discurso es el del “outsider”, pero en el caso de Sanders su convicción es humanista y de justicia social.

Michael Bloomberg es un multimillonario que ha alternado entre el partido demócrata y el republicano. Su visión es moderada y más cargada a la derecha. Como alcalde de Nueva York se negó a recibir más de un dólar de sueldo y en cambió pagó todos sus gastos de su propio bolsillo. Estos dos serán los personajes claves de la contienda. Hoy la tendencia parece favorecer a Sanders, pero el surgimiento de Bloomberg y el momentum de Buttigieg son dos variables a considerar. Los resultados arrojados el supermartes darán un panorama mucho más claro de quién será el demócrata que enfrentará a Trump.

Comentarios