18 / junio / 2021 | 07:50 hrs.

Quien mal empieza…

César Lachira Sáenz

Resulta que el actual presidente del Instituto Electoral del Estado de Querétaro (IEEQ) Gerardo Romero Altamirano, es muy consciente de la pérdida del poder adquisitivo del sueldo de sus consejeros y solicitó un incremento del 5% por ajuste inflacionario. Vaya,  lo primero que le interesó a dicho funcionario son los ingresos, tanto de él, que prevé un incremento a su sueldo del 20%, como de sus compañero, evidentemente con un incremento menor. Claro lo anterior está por aprobarse en el presupuesto 2015, pero  la intención ya está planteada.

Hemos comentado desde ésta columna que la designación de Gerardo Romero es un desacierto en cuanto conocimiento en materia electoral. El argumento de  su involucramiento en la COPARMEX en temas de participación ciudadana no lo hace un experto, y menos ser capacitado para llevar adelante las riendas del Instituto.

Claro que existieron mejores prospecto con amplios conocimientos en materia electoral y de participación ciudadana, sin embargo no tuvieron la suerte de estar en la concertacesiones  de la partidocracia política. En fin el próximo proceso será la prueba de fuego para el “nuevo” IEEQ.

DEL DISCURSO AL HECHO

Vaya que muchas veces los políticos crean una realidad que sólo ellos vislumbran. Dice Luque Hudson: “Listo IMSS ante crecimiento poblacional”. Por lo visto que los derechohabientes vivimos una realidad que nada tiene que ver con lo que dice el delegado, ¿o es que nosotros exageramos? De ninguna manera, faltan medicamentos y se les obliga a los pacientes a comprarlos, claro las enfermeras sugieren porque no hay en existencia, y menos si se trata de medicamentos especializados necesarios para mantener vivo al paciente, esos nunca los hay.

Sería bueno que el delegado se ubicará en la realidad, faltan médicos, enfermeras, personal capacitado y sobre todo, infraestructura hospitalaria para atender a una demanda que desde hace mucho sobrepaso lo que puede brindar el IMSS.

Es cierto el delegado está en plena campaña para ser designado candidato a la presidencia municipal por su partido el PRI, y parte de su discurso es el mostrarse como el funcionario de una institución eficiente, aunque la realidad demuestre lo contrario.

En un libro próximo a salir, analizó la sociopatía política donde expongo que en la mayoría de los casos los políticos son mitómanos por naturaleza, gustan recrear una realidad distante de la que vive el ciudadano común y corriente, lo peor del caso, es que se la creen. Recuerdo que en la administración de Carlos Salinas, el secretario Pedro Aspe, decía que la pobreza era un mito, y que en México, realmente no existía. Tal afirmación nos dejó sin palabras.

PROXIMA PARADA: CHINA

No tardó mucho en anunciarse quien había ganado la concesión para la construcción del tren ligero que unirá el Distrito Federal con Querétaro, para que de inmediato se comunicara que una comitiva del estado viajará a China, en la que se incluirían empresarios, funcionarios del primer nivel del gabinete y diputados locales.

Claro estamos a finales de sexenio y unas últimas vacaciones pagadas por el erario público no les harían mal a los funcionarios públicos como premio sexenal. Si de diputados se trata ya veremos listos y apuntados  a Marco Antonio León Hernández, Yairo Marina, Braulio Guerra entre otros, que son los más viajeros.

La nota del viaje la anunció Alejandro Cabrera Sigler, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, delegación Querétaro. Los propósitos del viaje son de una ingenuidad que llama la atención. Dice: “Queremos tener un acercamiento directamente en su país, para conocer de qué se trata la inversión que van a hacer aquí, para conocer las obras que se han hecho allá, y para tener una idea de lo que van a desarrollar”. Vaya pensé que con la información que ha dado la actual administración era suficiente. ¿Desconoce en qué se va a invertir? En fin cada quien tiene derecho a pecar en su ignorancia.

EL ACUERDO POR QUERÉTARO, EN CAMINO A LA DERIVA

La propuesta del Partido Acción Nacional (PAN) denominado “Acuerdo por Querétaro” no ha recibido eco en las otras agrupaciones políticas que ya firmaron su “Pacto por la Civilidad  Política”. Pareciera que estamos en una competencia de acuerdos como previo a la contienda de 2015.

Si de peso en las firmas se trata, va ganado el PRI, pues su pacto sumo a 7 fuerzas políticas; en tanto que la del blanquiazul, en palabras de su presidente José Luis Báez: “ninguna de las fuerzas políticas del estado han aceptado adherirse al Acuerdo por Querétaro. Vaya, ¿será que el PAN pretenda ir sólo que mal acompañado?  

Comentarios