18 / septiembre / 2021 | 05:46 hrs.

Querétaro sin deuda

Rodrigo Ruiz Ballesteros

Esta semana el Gobernador Francisco Domínguez, dio uno de los anuncios que sin duda se posiciona como uno de más importante del sexenio, la liquidación de la deuda pública del Estado, este hecho trascendió a nivel nacional como un referente de finanzas públicas sanas y de un eficiente manejo en la Administración pública. 

Desde inicios de su administración el Gobernador del Estado, Francisco Domínguez Servién se comprometió a liquidar el total de la deuda pública y esta semana finalmente se pagaron los últimos 128 millones de deuda estatal. 

Lo anterior tiene un doble mérito si consideramos que el contexto actual es uno de los más complicados que nos ha tocado vivir no solamente en México, sino a nivel mundial, de forma específica en cuanto a las finanzas, la pandemia por Covid-19, obligó a los Gobiernos en todo el mundo a aumentar su gasto público, para hacer frente a la crisis, esto, sumado a la caída de los ingresos tributarios dio como consecuencia el aumento más grande en la deuda pública a nivel mundial, muy cercano al 100% del Producto Interno Bruto (PIB) internacional, dicho de otra manera, por primera vez en la historia la deuda pública global es del tamaño de la economía mundial. 

Por eso el caso de Querétaro ha llamado tanto la atención, no es cosa menor que un Gobierno Estatal haya liquidado su deuda en uno de los momentos más complicados de la economía mundial, esto sin tener que detener el gasto en obras o acciones y además sin aumentar ningún tipo de impuesto a los ciudadanos. 

Para poner este tema en perspectiva y entender la dimensión de la deuda pública en nuestro país, podemos compararla con las aportaciones federales que recibe cada Estado de la Republica, en esta comparativa tenemos que para el año 2020 la deuda pública para estados como Quintana Roo, Nuevo León, Chihuahua, Coahuila y Sonora representaba más del 100% de lo que recibieron como aportaciones Federales.

Pero más allá del mensaje institucional que esto representa, me gustaría compartir en este espacio una reflexione que me parecen relevante de qué significa y que implicaciones conlleva que nuestro Estado el día de hoy esté libre de la deuda pública. 

Es importante entender a que nos referimos por deuda pública, de forma muy sencilla son créditos o financiamientos que adquieren los Gobiernos que les permiten hacer uso de recursos con los que el día de hoy no cuentan, pero que existe el compromiso de pagarlos en un futuro, para el caso de Querétaro la deuda aumento de forma significativa desde 1995, alcanzando en su punto más alto (2009) en los 2 mil 350 millones de pesos y desde entonces se habían estado realizando esfuerzos en la búsqueda de disminuir el monto del adeudo. 

Aquí podemos hacer una analogía con una familia cualquiera, que pide un préstamo para emprender un proyecto que a la larga podrá traerles beneficios, lo importante en este sentido será que esta familia sea disciplinada, organizada y responsable para ir realizando los pagos correspondientes de este préstamo y que este verdaderamente haya impulsado una mejora para la familia.

De forma especial para las y los jóvenes queretanos el pago de la deuda pública debe entenderse como un hecho de responsabilidad para el futuro por parte del Gobierno, Querétaro como una gran familia hemos sido disciplinados y organizados para liquidar una deuda y permitir a las próximas generaciones desarrollarse, crecer, proponer y emprender nuevos proyectos sin las ataduras de pagar una deuda.

 

Comentarios