¿Querétaro sin auto?

Fátima Masse

En el marco del Día Mundial Sin Auto duele pensar que Querétaro es una ciudad que está lejos de grandes metrópolis como Nueva York o Londres en términos de movilidad. Es una ciudad diseñada para los coches, no para sus habitantes. 

Desde que me mudé a esta ciudad he escuchado diferentes anécdotas de cómo la gente se las ingenia para subsanar la falta de transporte público eficiente. Habitantes de Santa Rosa Jáuregui que le pagan a vecinos para que los lleve a Juriquilla por una tarifa baja, pero asumiendo el riesgo de ir en una camioneta con demasiadas personas. Amigas que se juntan para repartir los costos de cruzar la ciudad en taxi. Jóvenes que usan la bici para moverse dentro del satélite donde viven, pero evitan a toda costa ir hacia el centro.

Como ocurre en la mayoría de las ciudades, lo que sucede en el centro difiere de lo que pasa en la periferia. Yo vivo en una zona alejada donde toma casi tres veces más tiempo llegar en trasporte público a la Plaza de Armas que en coche, según Google Maps (una distancia de 18 kilómetros). Ante esta diferencia en tiempo, se entiende por qué el vehículo particular es el modo de transporte más utilizado. 

Hacen falta mejores opciones de movilidad para la ciudad que integren a los habitantes de las zonas aledañas. Sin embargo, no creo que el tema sea prioritario para las autoridades, a pesar de ser clave para el bienestar de la gente y la competitividad urbana.

Más allá de mi percepción, hay varias estadísticas que sustentan mi afirmación:

-41% de los queretanos se movieron en automóvil para llegar a sus trabajos según el Censo de Población y Vivienda 2020. Esta cifra es similar a otros estados del norte como Nuevo León (42%) o Coahuila (43%), pero mayor que aquella para la Ciudad de México (25%) que tiene mayor densidad poblacional.

-Los queretanos pierden casi 94 horas al año en el tráfico, lo que acumula pérdidas anuales por más de 2 mil 236 millones de pesos según el estudio El costo de la congestión: vida y recursos perdidos del IMCO. 

-En 2019, solo 35% de los queretanos de 18 años o más estaban satisfechos con el servicio de transporte público, según la última Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental.

-En el Censo Nacional de Gobiernos Estatales 2020, Querétaro solo registró un programa de movilidad relacionado con transporte público limpio y seguro. Esto contrasta con los 19 programas de la Ciudad de México, dos de ellos en infraestructura de transporte y 15 en planificación. También difiere del caso de Aguascalientes con un programa de planificación y dos de redes de ciclovías. 

La movilidad es un elemento fundamental para la competitividad urbana. Determina cómo se mueve el talento y lo ideal es que los habitantes puedan elegir entre diversos modos de transporte que sean seguros, asequibles, sustentables y eficientes según les convenga. 

Una buena noticia en medio de este panorama poco alentador es que Querétaro es una de las ciudades beneficiadas de RE-ACTIVA.MX en donde el objetivo será fortalecer capacidades de proyectos de movilidad activa. Desconozco los detalles, pero estaré atenta porque los ciudadanos debemos estar en el centro de las decisiones de esta ciudad.

Comentarios