Que pague quien tenga que pagar | Querétaro

Que pague quien tenga que pagar

Gerardo Velázquez de León

Dos futbolistas mexicanos, seleccionados nacionales, son señalados como responsables de ocultar activos y mover sus fortunas a paraísos fiscales muy lejos del control del SAT de México.

Dos futbolistas mexicanos, seleccionados nacionales, son señalados como responsables de ocultar activos y mover sus fortunas a paraísos fiscales muy lejos del control del Servicio de Administración Tributaria (SAT) de México.

Toda esta información, muy seria y contundentemente comprobada por quienes trabajaron los llamados Paradise Papers, todavía es escueta. ¿De quiénes se trata? Dentro de la investigación de los más de 13 millones y medio de documentos, y que ayer —por medio de la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (además de Univisión y Proceso)— se conoció, se ha filtrado que hay dos seleccionados nacionales, señalados porque cuatro de sus compañías están ubicadas en Malta, donde —además— dicen que hay más de 100 empresas mexicanas.

Este trabajo del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, que fue compartido con 96 medios de comunicación en el mundo, ya señaló directamente al tetracampeón de la Fórmula Uno, Lewis Hamilton; vaya, hasta a la reina Isabel II, a Bono y Madonna; al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, a empresas como Facebook y Twitter. Será cuestión de días para conocer los nombres de estos futbolistas mexicanos y, entonces, vendrán más cuestionamientos sobre el tema.

El SAT anunció de inmediato que, de acuerdo a la publicación sobre el uso de estructuras o empresas en paraísos fiscales, va a revisar los casos y que si hay involucrados —individuos o empresas— con obligaciones fiscales en nuestro país, actuará conforme a derecho.

Lo anterior es lo mínimo que esperamos de las autoridades, de quienes —además— demandamos una comunicación directa y contundente, en espera de que en verdad se ejecute y no quede como el típico “perro que ladra, no muerde”.

Escándalos fiscales en el deporte se han presentado mucho. Los más recientes: el de Lionel Messi, Javier Mascherano, Cristiano Ronaldo y Neymar. No es extraño que su desconocimiento los lleve a confiar en vivales que les hacen desviar fondos ilícitamente, aunque para fortuna y credibilidad del gobierno español, todos estos casos fueron dados a conocer públicamente. Sentencias y castigos que recibieron los estelares del futbol mundial, una prueba de que cuando se quieren hacer las cosas, se hacen sin importar el personaje.

Seguramente, esa es la defensa de muchos de los implicados y no hay por qué dudar de su palabra hasta que no se demuestre lo contrario. En el caso de México, hasta que no se conozcan los nombres de los dos futbolistas implicados en este nuevo escándalo mundial, se debe tener mucho cuidado con los rumores y la mala información.

Es un tema delicado y que moverá muchas cosas en el mundo del deporte, así como en lo político, del espectáculo, etc. Será cuestión de tiempo para conocer al resto de los involucrados y, a partir de ese momento, que las autoridades hagan su labor, como lo han dicho, y que pague quien tenga que pagar. 
 

Comentarios