¡Que nos esperen!, primero los votos

Guillermo Tamborrel

“¡Que nos esperen!” Fue la respuesta del Sr. Presidente a los miles de profesionales de la salud del sector médico privado que quieren y deben ser vacunados. Una respuesta que me parece es prepotente, insensible, injusta y que además de muy tonta me parece traiciona a médicos y enfermeras del sector médico privado del país.

Primero tengamos presente que fue el mismo Presidente quien al inicio de la pandemia les pidió ayuda a los hospitales privados y que estos recibieron gratuitamente a muchos pacientes que no pudieron ser atendidos en los hospitales públicos. Es decir, cuando el Presidente los necesito les pidió ayuda y en ese momento si se la otorgaron, no le respondieron que se esperara. Ahora que ellos, el personal médico privado, necesita la vacuna el Sr. Presidente se las niega y les dice que esperen. Eso no es reciprocidad, eso es traición.

Además me resulta paradojico que el Sr. Presidente desdeñe a los médicos privados cuando él y su familia son atendidos por ellos.

Segundo, es importante reconocer que el sistema público de salud no tiene la capacidad para atender oportunamente a toda la población, por lo que millones de personas se ven en la necesidad de acudir a médicos y laboratorios particulares para tratarse. Millones de personas que requieren que el sistema médico privado funcione en buenas condiciones y para lo cual se requiere que el personal que los atiende este sano y libre de Covid. ¿Se imaginan lo que pasaría si un médico fuese contagiado y además resultase asintomático? ¿se imaginan a cuantos pacientes él llegaría a contagiar?

Tercero, es de señalarse que para el Gobierno Federal es más importante ganar las elecciones de junio que la salud de las y los mexicanos que todos los días se esfuerzan en preservar la salud de la población. El hecho que lo comprueba, aunado a que México es el país en el que ha fallecido más personal médico por no suministrarles los equipos de protección, es que no ha terminado de vacunar al personal de salud del sector público y menos a los del sector privado a quienes ya les dijo que se esperen. Pero eso si ya vacuno a su ilegal ejercito electoral compuesto por los denominados “Servidores de la Nación”, primero los votos.

No hay duda que el pésimo manejo de la pandemia causó y sigue causando estragos de todo tipo, que causó y sigue causando muertes que bajo un manejo serio y profesional de la pandemia se pudieron evitar (si lo dudan chequen las cifras y hechos de otros países similares). Los números reales y hasta los “oficiales” así lo demuestran. El manejo ha sido criminal.

FUENTE DE LOS DESEOS: Ojalá el Sr. Presidente y su gobierno recapaciten y otorguen las vacunas a todos los profesionales de la salud sin discriminaciones, sin distinguir a que sistema de salud pertenecen.

Comentarios