Que empiece la verdadera Fiesta Grande

Enrique Guerrero

Concluido el repechaje, que no es otra cosa que darle otra oportunidad a la mediocridad, llegó la Fiesta Grande, con ocho invitados, unos con todos los merecimientos y otros no tanto.

Habrá nuevo campeón, toda vez que La Máquina quedó hecha chatarra, sólo un semestre le duró el gusto de ser monarca, luego de que les costara casi 24 años volver a alzarse con el título.

Pero así es el futbol, Cruz Azul no fue el mismo y en la repesca recibió una verdadera paliza de los Rayados, que, habían venido a menos, pero despertó a tiempo su artillería y ya están en cuartos.

Chivas, que jugó su mejor partido de todo el torneo, ni con eso le alcanzó. Puebla, todo pundonor, lo puso en su lugar; Pumas sorprendió a un Toluca apático, dos zarpazos y adiós, y Santos avanzó sin problemas tras vencer a un San Luis luchón pero limitado.

El único hándicap que tienen a favor quienes llegan desde la reclasificación es que llegan con los pies calientitos, con más ritmo, a diferencia de los cuatro que pasaron directos: América, Atlas, León y Tigres, que esperan no estar entumidos, primero por la fecha FIFA y luego la espera por la fase de repesca.

Los de Coapa enfrentarán a Pumas, y no salir de la CDMX puede ayudarles, pero los felinos están creciditos, algo pasó en ellos que se han vuelto un feroz enemigo, así que Solari y sus muchachos no la tienen fácil, aún así, tienen más equipo.

Atlas enfrentará a un Monterrey muy motivado pues ya encontró el gol y cuidado con ellos; los Esmeralda parecen un cuadro muy compacto y duro para cualquiera, y aunque enfrentarán al Puebla que nunca deja de luchar hasta el silbatazo final, lucen como favoritos.
Y Tigres, en duelo que luce muy parejo, tendrá de rivales a los Santos; tanto Miguel Herrera como Memo Almada no se espantan con Liguillas, aunque aquí la ventaja la tiene el Piojo, por su plantilla y porque sus títulos lo avalan.

Miércoles y jueves los de ida y sábado y domingo los de vuelta para conocer a los semifinalistas. Así pues, la verdadera fiesta ya está lista para conocer al nuevo campeón del futbol mexicano, luego de un torneo regular y repesca que estuvieron para llorar. Ojalá y los ochos implicados logren darle otra cara y brinden un verdadero espectáculo de buen futbol y goles. Hasta la Próxima.

Comentarios