Por un salario digno en México

Mauricio Ruiz Olaes

Nuestro presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador no quita el dedo del renglón en mejorar las condiciones laborales de las y los mexicanos, esto se confirma con el anuncio que se dio hace unos días por parte de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), que aprobó un incremento global del 15% en el salario mínimo mexicano con el apoyo del Gobierno y el sector obrero, pero el voto en contra de todas las organizaciones empresariales.

A los tres sexenios anteriores este tema nunca les interesó y eso quedó plasmado con los miserables aumentos que daban año con año. En el año 2000 el salario mínimo era de $37.90 para el final de ese sexenio fue $48.67, es decir un aumento de $1.79 pesos en promedio cada año. Al término del sexenio de Calderón el salario mínimo quedó en $62.33, en promedio el aumento fue de $1.96 cada año. Con Enrique Peña Nieto poco cambiaron las cosas, al final de su sexenio el salario mínimo fue $88.36, es decir, alrededor de $3.93 en promedio cada año.

El aumento al salario mínimo anunciado para el próximo año a escala nacional pasa de $123.22 pesos diarios a $141.70 pesos, lo que representa un aumento de $17.78 pesos en promedio en lo que va del sexenio. En términos reales el Gobierno Federal aumento más del 35% el salario mínimo, dejando en claro que esta administración pugnará por recuperar el poder adquisitivo que durante las últimas décadas se fue en picada.

En la última sesión de este periodo ordinario, el Senado de la República dio otro gran paso en este tema al aprobar por unanimidad modificar el artículo 90 a la Ley Federal del Trabajo, donde se establece que el salario mínimo no podrá estar nunca por debajo de la inflación. 

Con estos cambios se busca que nuestro país cuente con un salario digno y remunerador, que permita al trabajador y su familia contar con un recurso que les ayude a vivir de manera digna, que cubra las necesidades básicas en materia social y cultural como lo establece nuestra Constitución.

En nuestro país, según el Inegi, existe una población ocupada que oscila los 55 millones de personas, de las cuales 12 millones de mexicanos ganan un salario mínimo, lo que representa que alrededor del 22% sobreviven con $3,696 pesos mensuales, para el próximo año serán $4,251 pesos mensuales. En el caso de Querétaro son más de 57 mil personas que se verán beneficiadas con el nuevo salario mínimo.

El Gobierno de México sigue demostrando que no les fallará a las y los mexicanos que confiaron en este proyecto, el compromiso es seguir mejorando el salario mínimo año con año durante este sexenio, será de forma progresiva y responsable para recuperar el poder adquisitivo en favor de los que menos tienen.
¡Por el bien de nuestra sociedad, primero los pobres! 

Comentarios