25 / septiembre / 2021 | 05:08 hrs.

Pongamos alto al linchamiento y denostación presidenciales

Guillermo Tamborrel

La realidad no se puede ocultar indefinidamente y hoy desgraciadamente y no obstante el discurso presidencial seguimos observando cómo el Sr. Presidente sigue utilizando el poder que le da su investidura para linchar mediáticamente y denostar a quienes no piensan como él.

Ejemplo de ello son varios medios de comunicación. Linchamiento mediático que ya se convirtió en práctica cotidiana en las “conferencias mañaneras”.  

Lamentablemente también hemos podido observar cómo las instituciones del Estado son utilizadas para presionar —amenazar, extorsionar—, sancionar y castigar a sus adversarios políticos por presuntos delitos. Los ejemplos abundan, algunos son: el exministro de la SCJN Medina Mora, el gobernador García Cabeza de Vaca y recientemente Ildefonso Guajardo.

Utilizar el poder presidencial para acabar con la reputación, el patrimonio y hasta con la libertad de los adversarios políticos o de aquellos que piensan diferente o critican al Sr. Presidente y su gobierno es absolutamente bajo y ruin y debiera ser considerada una causa para imputar y juzgar al Primer Mandatario. Permitirlo es abonar al autoritarismo que tarde o temprano desemboca en una dictadura tal y como lo hemos podido observar en ya varios países latinoamericanos. 

Ante ello y considerando que todos deseamos vivir en un “estado de derecho real” se hace imperativo tomar las medidas jurídicas para frenar dichos abusos del poder presidencial y de hecho de todo funcionario público (gobernadores, alcaldes, diputados, senadores, etc.) antes de que el pueblo tenga que recurrir a la violencia para sacudirse del dictador que aún siendo populista lo oprime y lesiona.

En México y en lo que toca al Presidente tenemos que la Constitución ya señala las causas por las que el Presidente pudiera ser imputado y juzgado y estas son: “Durante el tiempo de su encargo, el Presidente de la República podrá ser imputado y juzgado por traición a la patria, hechos de corrupción, delitos electorales y todos aquellos delitos por los que podría ser enjuiciado cualquier ciudadano o ciudadana.” (Art 108 segundo párrafo).

Considerando lo anterior y para evitar el abuso de poder por parte del Presidente propongo que se incluya en el artículo 108 segundo párrafo como causa de imputación la utilización de las instituciones del Estado (por ejemplo la FGR e incluyendo las dependencias a cargo del Ejecutivo como lo es la UIF) para menguar o eliminar a sus adversarios políticos. 

Fuente de los Deseos: Ojalá logremos frenar mediante la aplicación de la ley los abusos de poder del gobernante y no tengamos que sufrirlos ni tener que derrocar a los dictadores violentamente. 

Comisionado del Consejo Estatal Contra las Adicciones (CECA). @TAMBORRELmx

Comentarios