20 / junio / 2021 | 12:55 hrs.

Peñuelas y Amealco desnudan e incomodan al poder

Carlo Daniel Aguilar González

Las afectaciones por lluvias “atípicas” son para el habitante del municipio de Querétaro, lo que la tragedia de un sismo para la población de la Ciudad de México (CDMX): desnudan las omisiones y la corrupción de la autoridad, llevan a la indignación colectiva, impactan en el imaginario social, e incluso tienen el potencial de traducirse en pérdida de miles de votos, en perjuicio del partido en el poder.

El alcalde de la capital en 2014 y posterior candidato a la gubernatura por el PRI, Roberto Loyola Vera, jamás olvidará el periodo comprendido entre junio y septiembre de ese año, cuando las lluvias arrastraron y se llevaron miles de palabras y minutos de discurso de “mil obras” en su gestión. 

Los carriles centrales del bulevar Bernardo Quintana, puntos de Constituyentes, el cruce de Zaragoza esquina con Juárez y la entrada a Jurica residencial fueron zonas donde la acumulación de agua evidenció la insuficiencia del drenaje pluvial, así como la carencia de obras dirigidas a la prevención de afectaciones.

Casi siete años después, el lunes 10 de mayo de 2021, las calles de Peñuelas y colonias de la delegación Epigmenio González fueron testigo y muestra de las omisiones de la administración municipal en la problemática. Por más que se esfuercen en invisibilizar o minimizar las afectaciones en los medios, ahí están los videos grabados por habitantes, el Día de la Madres.

La indignación se puede escuchar en las voces de ellas y ellos. Ya chole con culpar de los daños a la acumulación de basura en las rejillas o los drenes. La historia reciente y las advertencias de especialistas resquebrajan los intentos de excusas de las distintas administraciones (actualmente el PAN) en el bipartidismo de Querétaro.

La delegación Epigmenio González es una de las demográficamente más pobladas de la capital. Puede ser el epicentro de inconformidad y “foco rojo”, como denominan en los “cuartos de guerra”, para el intento de reelección de Luis Bernardo Nava Guerrero.

A la molestia que causa la falta de obras que sirvan e infraestructura que mitigue las afectaciones provocadas por lluvias, la población de Peñuelas también está indignada por la inseguridad pública y un feminicidio reciente. Pero, sobre todo, por la indiferencia y pseudo “preocupación” de la autoridad.

“Casi nos desmayamos al saber que la violencia está a la vuelta de nuestras casas. Basta de callar y normalizar esto; es una palabra muy fuerte pero no podemos permitir más feminicidios y con esta manifestación hacemos un llamado también a la población y a las autoridades para que se haga justicia y que se dé con el feminicida”, expresó Zury, habitante de la zona, a la periodista Nadia Bernal, el martes 11 de mayo.

En acción que mostró hartazgo por las violencias contra las mujeres, y la incompetencia de las autoridades encargadas de procuración de justicia, habitantes de Peñuelas y Menchaca realizaron pintas en los muros con letreros como “Asesinos”, “Estado feminicida”, “Justicia para Estela”, además pancartas que exigían alto a los feminicidios.

¿Cuál fue la “respuesta” de la autoridad? Borrar las pintas y quitar las pancartas en menos de 24 horas. Parece que “piensan” que así la gente va a olvidar. Desde el periodismo siempre habrá alguien que les recuerde sus omisiones y excesos.

Habitantes de Santiago Mexquititlán, Amealco en pie de lucha 

Organizados y con convicción, habitantes de Santiago Mexquititlán, Amealco, han luchado contra los abusos del poder por lo menos durante tres meses, para defender el derecho al agua en un pozo de la comunidad.

En vez de dialogar o mostrar apertura, la fiscalía y el gobierno estatal respondieron con la detención de una defensora (Plácida Marcial) y dos defensores (Leobardo Pineda y Alberto Marcial), el miércoles 12 de mayo. 

La presión, las exigencias y la protesta de decenas de habitantes afuera del centro penitenciario de San Juan del Río, orillaron a la liberación de los tres.

Sin embargo, la tentación por reprimir está latente.  Amealco, como Peñuelas en la capital, son zonas que desnudan e incomodan al poder.  
Periodista y profesor de la UAQ

Comentarios