Pasos hacia la soberanía

Luis Vázquez Villalón

Ya habíamos establecido con anterioridad la razón por la que todas las labores realizadas dentro de las universidades, particularmente las públicas y autónomas como nuestra alma máter, deben de ser de interés e importancia para todos… son el camino hacia la soberanía nacional.

Son la forma de librarnos de la tan dañina dependencia tecnológica y cultural a la que estamos sometidos.

Si tomamos ese principio y lo empleamos como paradigma, a través del cual analizamos las actividades que los estudiantes, académicos, docentes y administrativos realizamos todos los días, es muy fácil identificar pasos contundentes hacia la independencia de la nación (entendiendo independencia en un sentido mucho más amplio que la simple carencia de una ocupación militar extranjera sobre territorio nacional).

Esta semana encontré dos:

El primero se dio durante el desarrollo de la materia Tendencias sociopolíticas, en la que dedicamos tiempo al análisis del libro de Luis Ramiro Beltrán, Comunicación dominada: Estados Unidos en los medios de América Latina, en donde se explica que la dominación de los pueblos latinoamericanos y todos aquellos que se encuentren en vías de desarrollo, es objeto de las acciones de Estados Unidos y de algunos países de Europa, quienes emplean tres clases de dominación: económica, política y cultural.

En el libro, podemos entender que la dominación cultural se ejerce mayoritariamente por medio de las industrias de la información y del entretenimiento: la primera dotándonos de información falsa o de verdades a medias, a través de algunos de los medios masivos de comunicación y de sus diversos noticieros, lo cuales, a pesar de no tener la intensión de malinformar al público, terminan haciéndolo por su necesidad de comprar notas periodísticas de cualquiera de las dos agencias internacionales más grandes de noticias: UPI y AP.

La del entretenimiento es básicamente propaganda ideológica a la que le pagamos por adoctrinamiento, sólo por tener un formato “divertido”. Casi la totalidad del contenido de entretenimiento que consumimos en México proviene de Estados Unidos y fue creado bajo el principio máximo del propagandista nazi Joseph Goebbels, el cual establece que: “la propaganda debe ser entretenida”.

Para comprender con mayor amplitud la dominación económica que se ejerce sobre países como el nuestro, un segundo paso y excelente fuente de información es el libro recién publicado del doctor Arturo Castañeda, director de mi facultad, y del doctor Humberto Banda, catedrático de la misma.

El título es Crisis financieras en México y una de sus principales aportaciones es añadir contexto histórico y política a la relación que existe entre la política monetaria, dictada por el Poder Ejecutivo, el Banco de México y la deuda externa del país. Y a su vez, la relación que ésta tiene sobre el estallido de las crisis financieras en nuestro territorio, que en su mayoría nos llevan a contraer aún más deuda.

El texto es importante debido a que con ejemplos históricos e información precisa demuestra algunos de los mecanismos de dominación que emplean organismos internacionales (además de EU) para mantener el control de las zonas con recursos naturales ricos.

Como parte de estos ejemplos históricos que develan la verdad, encontramos el caso de Corea, sobre el que los autores concluyen: “Lo anterior provocó que antes de finalizar 1997 la moneda coreana se derrumbara, y el gobierno estuviera en las manos del FMI”.

Además, al ser un instrumento de comunicación escrita producido localmente, entra en la batalla por la independencia de contenidos, compitiendo con la abrumadora cantidad de información producida en otras naciones y a la que tenemos que recurrir.

Una vez que sabemos que la soberanía se consigue a través de la educación, se identifica que cada acción universitaria es un paso hacia la soberanía.

Estudiante de la Facultad de Contaduría de la UAQ.

@lui_uni

Comentarios