19 / junio / 2021 | 23:28 hrs.

Padierna, ambulantaje y narco en CDMX

Sandra Romandía

El ambulantaje es la pared donde topan las labores de la Secretaría de Protección Ciudadana para combatir al narcotráfico y la delincuencia organizada en el Centro de la Ciudad de México. 
 
Es como si existiera una barrera intermedia en el terreno de acción de una tropa que está impedida para derribarla. 
 
Con la designación de Dolores Padierna como candidata por la coalición liderada por Morena para la alcaldía Cuauhtémoc, la más importante de la capital mexicana, se preveía la reagrupación y regreso de miles de vendedores ambulantes que históricamente han sido uno de los barrotes de apoyo de la estructura de la dupla Padierna-René Bejarano.  
 
Desde que ella estuvo al frente de la delegación Cuauhtémoc, hoy alcaldía, por primera vez en el año 2000, esta pareja utilizó a los grupos de comerciantes para movilizaciones, manipulación del voto y otras actividades a favor de su poderío político. 
 
La alcaldía Cuauhtémoc acumula el 4.6% del producto interno bruto neto y es la séptima economía del país, donde diariamente confluyen por trabajo, vivienda o turismo 5 millones de personas aproximadamente. 
 
Varias encuestas auguraban un triunfo inminente para Dolores Padierna en las pasadas elecciones del 6 de junio, y no era de extrañarse, dado sus enraizados lazos con líderes de la zona y su capacidad de negociar con ellos. 
 
Desde la Secretaría de Protección Ciudadana no veían con buenos ojos su posible llegada al poder de la alcaldía. Las razones son muy claras: por más labor de inteligencia que se realice desde adentro para seguir el paso de los líderes de la mafia de Tepito, Centro, Guerrero y zonas aledañas, los ambulantes suelen obstaculizar este trabajo debido a que son contratados –algunos a la fuerza– como halcones, mensajeros, o  hasta falsos denunciantes.  
 
¿Qué es esto último?  Comerciantes que se presentan ante las autoridades para señalar como delincuentes a quienes, según información de inteligencia, no lo son. 
 
Entre más crece el comercio informal en esa zona de la ciudad, más difícil es seguir la pista a las cabecillas de la Unión Tepito y a las otras pequeñas células que empezaron a surgir en los últimos años. “Los ambulantes son utilizados, a veces contra su voluntad, para ceder espacios para venta de droga, para espiar, o para coordinar operaciones de los criminales”, explica una fuente al interior de la Secretaría de Protección Ciudadana. Recordemos que ordenar el ambulantaje concierne a la alcaldía. 
 
Pero no toda luz proviene del sol. Para nadie –ni para el equipo de Padierna, ni dentro de la alcaldía administrada por Néstor Nuñez– es un secreto que los resultados del domingo pasado que favorecieron a Sandra Xantal Cuevas, candidata de la coalición Va por México, se debieron a una suma de maniobras desde varios frentes que hicieron todo lo posible porque Padierna no ganara.   

Esto incluyó otros grupos de ambulantes, como los dirigidos por Diana Sánchez Barrios –hoy en la cárcel acusada de extorsión–, enemigos políticos como Ricardo Monreal y “otras manos” que al final abonaron a una derrota de 48% frente a 38%.   

Sandra Xantal Cuevas, la alcaldesa electa, es una mujer empresaria de 35 años de edad, muy lejos del perfil de Dolores. Asegura tener cinco años de experiencia política, aunque en cargos menores, y es egresada de la Universidad del Valle de México en Comercio Internacional. 
 
La incógnita será si en su gestión el ambulantaje logrará ser controlado y disminuido, o le cobrarán el favor político los grupos actuales para crecer en cantidad y poderío. Este segundo escenario sería todo un reto para las autoridades de seguridad que no han logrado, a pesar de las cientos de detenciones del último año, acabar con el crimen organizado en la Ciudad de México. 
 
“Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad”, decía Winston Churchill.  

La respuesta a la incógnita podrá verse  en los meses posteriores a su toma de protesta, y será tan evidente que se notará no sólo en cualquier recorrido por las calles, sino en los índices delictivos de la demarcación. 

Twitter: @Sandra_Romandia

Comentarios