Opinión. Para la seguridad vial | Querétaro

Opinión

Opinión. Para la seguridad vial

Niels Rosas Valdez

Es cierto que los tiempos han cambia-do y las ciudades han crecido. Eso le ha pasado a Querétaro.

“Accidente en la México-Querétaro”. “Cierre a la circulación por accidente en la México 57”. “Autopista México-Querétaro bloqueada por accidente. Tome vías alternas”. “Exceso de velocidad provoca accidente”. “Tráiler se queda sin frenos y causa carambola en la 57”. Estos son algunos posibles titulares de noticias que hemos leído con mayor frecuencia en el último par de años, una situación preocupante que altera el estilo de vida de las personas en la entidad.

Es cierto que los tiempos han cambiado y las ciudades han crecido. Eso le ha pasado a Querétaro y con ello surgen nuevos retos que tanto sociedad, como gobierno, deben atender para una mejor forma de vida. Sin embargo, cuando tales retos no se abordan de la manera adecuada, pueden devenir en obstáculos y problemas que aquejan a las personas en diferentes aspectos y niveles.

Uno de estos problemas es el tráfico de tractocamiones en la autopista México-Querétaro que eventualmente se convierte en 5 de Febrero. Hasta hace no mucho, estos vehículos de dos remolques todavía transitaban por esta vía, pero a raíz de los accidentes que habían causado, se les ordenó utilizar el libramiento de Querétaro. Este movimiento permitió que el flujo vehicular en la autopista que atraviesa la capital haya sido más apropiado y con menores riesgos para los usuarios.

Sin embargo, el problema no fue eliminado por completo. Los tractocamiones de un sólo remolque han probado ser también un riesgo para los usuarios de 5 de febrero. Ha habido un número elevado de accidentes provocados por estos vehículos, y las razones son diversas. Ya sea por exceso de velocidad, o por imprudencia de quienes manejan las unidades, o por fallas mecánicas, o por frenos deficientes, etc. Los tractocamiones han causado siniestros que, además de repercutir en la vida de las personas, crean obstáculos para el resto de los transportes que transitan por la vialidad.

Esto es especialmente problemático para la ciudad en la actualidad, puesto que, como todos sabemos, las magnas obras que se están llevando a cabo afectan la circulación de los diversos transportes que utilizan esas vías. Lo que generan los accidentes es congestionarlas aun más, provocando embotellamientos más y más grandes, limitando la fluidez en la capital. Esto puede causar problemas en cuestiones económicas y sociales para las personas, puesto que los tiempos de traslado serían mayores.

A pesar de los problemas de tránsito que pueden provocar los accidentes, aun más importante es el hecho de que pueden arrebatar vidas. Los daños materiales pueden ser lamentables, es cierto, pero no hay tragedia más estremecedora que se pierda una vida en un accidente vehicular. No hay palabras para describir tal situación, es simplemente un desamparo concebir que, por un error, una persona falleció.

Se puede mejorar la seguridad vial en la entidad y una forma que podría comenzar a construir esta posibilidad es mejorar nuestra cultura vial y tener paciencia al momento de manejar. Desde luego, es un compromiso colectivo y a todas las personas nos ayudaría. Otro, en este contexto, podría ser mover a los tractocamiones por otra vía que les permita continuar en su ruta, sin causar riesgos innecesarios para una cantidad elevada de vehículos. Esto beneficiaría a muchos usuarios de las avenidas más utilizadas en la capital. ¿Por qué no se ha tomado esta decisión?

Comentarios