Operación de tierra

Luis Vázquez Villalón

“Operación de tierra” o “trabajo de tierra” son expresiones que sirven para referirse a la labor de convencer a través de conversaciones uno a uno a la mayor cantidad de personas en su pensar o actuar de tal o cual forma. Se especula que éste está supliendo a la Oratoria como principal método de comunicación política, muy probablemente debido a las mayores exigencias de atención y acceso que acompañan a las revoluciones tecnológicas e ideológicas de nuestro tiempo.

La semana pasada les comenté que me había faltado describir con suficiencia las operaciones de tierra que practica constantemente el sindicato STEUAQ para hacer prevalecer, dentro de algunos de sus agremiados (me parece que son la minoría), una opinión que los lleva a actitudes de choque que tienen como última consecuencia la prolongación de la huelga y todo lo que esto conlleva.

Repasemos los hechos: Los estudiantes de la UAQ ya llevamos una semana de ser privados de nuestro derecho a la educación, y parece que la resolución del conflicto va a venir de la declaración de improcedencia de la huelga por parte de las autoridades laborales de Querétaro más que por la voluntad de la mesa directiva del STEUAQ. Sin embargo, aún no podemos afirmar tal cosa con certeza, en esta clase de asuntos la situación del conflicto cambia radicalmente en cuestión de horas, por lo tanto al momento de escribir este artículo no tengo conocimiento preciso de las determinaciones que harán las autoridades para cuando sea publicado.

De lo que sí tengo toda seguridad es de lo que he podido observar dentro de las reacciones de las diversas personas ante este conflicto social, así como de algunos de sus efectos, que permanecerán intactos para cuando me hagan el favor de leer esta colaboración.

Algunas de las reacciones que llamaron más mi atención fueron las de un pequeño grupo (lejano a la totalidad del sindicato) que apoya la huelga enérgicamente. Su existencia quedó evidenciada cuando leí un comentario en las redes sociales, provocado por la falsa nota del levantamiento de la huelga, que decía: “la lucha continúa”, proveniente de un miembro del sindicato. De inmediato pensé: ¿lucha contra quién?, si como universidad debemos ser una unidad indivisible y trabajar como equipo para alcanzar mejores niveles de educación dentro del estado.

Para analizarlo mejor, debemos recordar ahora a Leonard W. Doob, autor de Public opinion and propaganda, es considerado uno de los padres de la comunicación política. Igual la técnica conocida como pinpointing an enemy señalada en El libro negro de la persuasión de Alejandro Llantada. También a Jaime Romano y su libro Neuropirámide, base del neuromarketing.

El primero nos recuerda que los medios a través de los cuales se hace propaganda son los mismos por los que se lleva la comunicación, por lo tanto no requiere de un enorme aparato mediático, sino que puede bastar con conversaciones mecanizadas.

La estrategia de pinpointing an enemy señala a alguien como enemigo de la comunidad, y lo culpa de todos los males que la aquejan (desde recortes presupuestales, hasta supuestas violaciones al contrato colectivo de trabajo). Es una de las más simples y efectivas que se emplean en la ciencia de control de masas, importante durante periodos en los que se lucha por mantener el poder sobre una organización que despierta en busca de nuevos líderes (situación idéntica a la que enfrentan los dirigentes del STEUAQ).

Por último, el doctor Jaime Romano nos describe algunos de los mecanismos que dirigen nuestra atención a elementos particulares, de tal forma que si estamos siendo objeto de estímulos constantes sobre un tema dado, vamos a ver aún más de estos en la vida personal. Están haciendo comentarios sistematizados para culpar al rector de la UAQ de todos los males que aquejan a la comunidad de agremiados del STEUAQ. Éstos, a su vez, ven los mensajes de austeridad y responsabilidad que emite el rector, a través de criterios tergiversados, echan leña al miedo que les fue artificialmente implantado. De ese miedo se llega automáticamente al enojo, y después a “la lucha”.

Esa es la operación de tierra que está llevando a la UAQ a tan severas pérdidas cuantitativas, por el dinero, y cualitativas, por el prestigio y oportunidades de aprendizaje que se desperdician.

Estudiante de la Facultad de Contaduría de la UAQ. @lui_uni

Comentarios