Nuestro mundo: un lugar inhóspito para la niñez

26/07/2019
06:31
-A +A

Los niños son la esperanza de la humanidad. Como tal, preservar su integridad, procurar su bienestar y velar por sus derechos humanos se vuelve primordial para asegurar el buen porvenir de las próximas generaciones y el nuestro propio. Sin embargo, el mundo es un lugar inhóspito para la niñez.

En 2017, 9 millones de niñas en todo el mundo de entre 15 y 19 años fueron obligadas a tener relaciones sexuales. Igualmente, casi 750 millones de mujeres se casaron antes de cumplir 18 años y al menos 200 millones fueron sometidas a mutilación genital femenina. La tasa global de homicidios es cuatro veces más alta entre los adolescentes varones que entre las niñas. Los niños adolescentes son mucho más propensos a ser asesinados por extraños, mientras que casi la mitad de las niñas víctimas de homicidios son asesinadas por miembros de la familia o parejas íntimas.

Estos datos hablan de una situación de inseguridad, violencia y de coartación de la libertad de la niñez. Debemos asegurarnos de que más niños se sientan seguros al denunciar la violencia y puedan encontrar justicia. Los derechos de la niñez es un tema relacionado con los derechos de la mujer. De acuerdo con UNICEF, defender y promover los derechos de la mujer y su igualdad es clave para la supervivencia y el desarrollo de la niñez y para fomentar la existencia de familias, comunidades y naciones sanas. El entorno en el que se desarrolla la mujer no solamente le afecta a ella, también a la próxima generación de niños y de niñas. Las posibilidades de desarrollo al que pueden aspirar los niños y las niñas y el ambiente en el que crecen está vinculado con la situación educativa, sanitaria y socioeconómica de la madre. Cuando los recursos están en manos de la mujer, hay más posibilidades de que los utilicen en favor de la infancia.

Las políticas de protección a la infancia están ligadas al avance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y la realidad es que el mundo está retrasado con respecto a la concreción de casi todos ellos. Según UNICEF, las consecuencias de ese retraso afectarán principalmente a los niños y niñas. Para lograr avanzar en esta agenda será necesario un compromiso profundo y un mayor esfuerzo por legislar a favor de la mujer y la niñez de forma integral con el propósito de hacer realidad todos los derechos de la infancia y, de esa manera, lograr el desarrollo, la igualdad y la paz en el mundo.

 

 

Diputada federal

 

 

 

 

 

 

Comentarios