Nenis, y su brinco al emprendimiento

Lucía Quiroga

¿Qué tal esta cifra? Hasta finales de 2020, 1.3 millones de mujeres quedaron desempleadas, de acuerdo con el INEGI. Los efectos de la pandemia por COVID-19 no han sido pocos, y entre ellos está evidentemente el desempleo. Por cierto, nota al calce, según especialistas, las mujeres son las primeras en ser despedidas cuando hay crisis de cualquier tipo.

Y más allá de los recortes, hay mujeres que decidieron renunciar. Y es que las mujeres trabajadoras estamos rebasadas. No sólo tuvimos que adaptarnos a trabajar a distancia, sino que, con el confinamiento y el paro de actividades escolares, tenemos una sobrecarga de trabajo en el hogar: además de cumplir con las responsabilidades laborales, hay que preparar la comida, atender a la familia, los quehaceres, y un sin fin de actividades. 

A esto se suma el cierre de negocios. El estudio sobre la Demografía de los Negocios (EDN) 2020, publicado también por el INEGI, señala que de las 4.9 millones de empresas micro, pequeñas y medianas que había en el 2019, sobrevivieron 3.8 millones, es decir, un millón 10 mil 857 establecimientos cerraron sus puertas definitivamente.

Y así, a quienes perdieron sus pequeños negocios, su trabajo, o decidieron renunciar porque simplemente era imposible seguir en esta dinámica, les quedó la opción del autoempleo, para seguir generando ingresos. 

Orilladas por el contexto, y utilizando las redes sociales como canal de contacto y venta, las llamadas “nenis” tomaron alto protagonismo.

Y aunque hace algunas semanas, los memes y burlas hacia las “nenis” marcaron tendencia en las redes sociales, lo cierto es que este fenómeno es más plausible de lo que parece, no sólo porque son mujeres que no se están quedando de brazos cruzados y están buscando la diversificación, un concepto fundamental cuando se trata de finanzas personales, sino por la visión de identificar oportunidades en tiempos en donde la mayoría ve problemas.

Lo cierto, es que estas "Nuevas Emprendedoras de Negocios por Internet" que utilizan su whatsapp o facebook como redes de mercadeo, no están tan alejadas de las mamás que en el pasado vendían joyas, maquillaje, utensilios de cocina, y todo tipo de productos por catálogo entre sus conocidas, sólo que ahora se hace en grupo o comunidades digitales, y aprovechando el uso del celular.

Pero ya que decidieron dar este paso obligado, y quizá sin darse cuenta, al emprendimiento, es importante resaltar que, si quieren crecer su negocio, sea cual sea, hace falta mayor planeación, capacitación, y pasar a la formalidad, un aspecto que es vital si lo que requieren es llevar su emprendimiento al siguiente nivel.

Asesorías en derechos de autor, temas legales y/o fiscales serán de gran utilidad, así como cursos de marketing, de redes sociales, de venta o, por supuesto, de finanzas (saber administrar los recursos es clave).

José Ignacio Martínez Cortés, académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, señala que la “economía neni” genera unos nueve millones 500 mil pesos todos los días. ¿Qué tal!

Veamos cómo se sigue moviendo este fenómeno, pero mientras retomemos de estas mujeres las grandes lecciones que nos están dando, como el aprovechar las oportunidades que dan las crisis, que a veces te paralizan y otras te impulsan; diversificar las fuentes de ingreso, hacer comunidad, ser adaptables y resilientes, utilizar a su favor los recursos que están al alcance y, sin duda, ser valientes.

Comentarios