Nada que celebrar | Querétaro

Nada que celebrar

Fernando Islas

Desafortunadamente nuestra entidad ha sufrido actos que nos indignan.

Hoy se rinde el primer informe de gobierno de la administración encabezada por Mauricio Kuri, la pregunta que más de un ciudadano o ciudadana nos realizamos es qué va a informar al pueblo queretano, ya que este primer año de administración nuestra entidad ha padecido exactamente de los mismos males que juraron darles solución, el hoy gobernador utiliza en su discurso de manera constante el valor que le da a su palabra, desafortunadamente sólo queda en eso, palabras. Como ya es costumbre en las administraciones blanquiazules, hacen uso de publicidad para vender la idea de que Querétaro se encuentra en una situación envidiable y posicionado a nivel nacional como referente de desarrollo económico y estabilidad social, sin embargo la realidad que vivimos todos los días es radicalmente diferente a sus indicadores oficiales.

Algo que con seguridad no va a figurar en esta primera rendición de cuentas es la inseguridad que vivimos hoy en día, cada semana que pasa la ciudadanía somos testigos presenciales de cómo la delincuencia organizada gana terreno en cada uno de los 18 municipios, al mismo tiempo que se viven situaciones nunca antes vistas como la barbarie desatada en el Estadio Corregidora el pasado 5 de marzo, donde se suscitaron escenas muy lejanas a las que habitualmente se dan en el mundo deportivo y mucho más cercanas a las que desafortunadamente el crimen organizado ha normalizado a partir del sexenio de Felipe Calderón. Justo ese trágico fin de semana fue el inicio del calvario para Cuauhtémoc Galindo Cordero, ya que como consecuencia de la violencia desatada durante ese partido y de algunas publicaciones, empezó a recibir amenazas por parte de barristas del equipo Atlas, para posteriormente ser víctima de las autoridades queretanas al ser detenido y torturado en su domicilio, frente a su hija de 4 años, su esposa, madre y abuela, mientras al mismo tiempo, su hermano padecía de los mismos abusos por parte de la policía.

Si el gobernador quiere demostrar que está a favor de la justicia, debería iniciar su informe con una disculpa pública a Cuauhtémoc y a su familia, por los estragos sufridos a consecuencia de acciones precipitadas por parte de la autoridad.

Desafortunadamente nuestra entidad ha sufrido actos que nos conmueven, llenan de rabia y nos indignan profundamente como los feminicidios que durante este año han sido registrados y desapariciones que hasta hoy no han encontrado justicia alguna.

Si a todo esto le sumamos el caos donde la administración estatal nos ha sumergido por sus caprichos relacionado con la construcción, estamos hablando de 365 días que parecen casi el final de sexenio. Por último el tema del agua sigue siendo preocupante para el presente y futuro las y los que habitamos Querétaro, ya que la mano privatizadora está decida a poner contra la lona a la ciudadanía con tal de seguir llenando sus arcas y acrecentando sus riquezas, la resistencia la están dando compañeras y compañeros que luchan por la dignidad y el corazón.

Vaya primer año de caos e inestabilidad que nos ha tocado vivir, aunque el tiempo pasa rápido y la organización ciudadana poco a poco gana terreno. Insisto, un informe sin nada que celebrar.

Comentarios