Mutis legislativo

Carlos Velázquez

El día de ayer representantes del Frente Queretano por el Derecho a la No Discriminación y el Estado Laico, en rueda de prensa dieron a conocer la resolución de un amparo en contra de la Legislatura Local en el Estado de Querétaro. Lo anterior, en razón de que, a juicio de la justicia federal, no existe una causa razonable para dilatar el tiempo que ha mediado desde el ingreso de la iniciativa en materia de matrimonio igualitario y la omisión en la que ha incurrido la legislatura.

Derivado de lo anterior, las comisiones de Administración y Procuración de Justicia, así como la de Igualdad de Género y Derechos Humanos (ambas presididas por el Partido Acción Nacional), deberán someter a votación del pleno, a la brevedad, la iniciativa de ley en materia de matrimonio igualitario. Uno de los aspectos que llama la atención del presente asunto, es que, a decir de los activistas, están en espera de una respuesta desde enero de 2019, y cabe señalar que, a la presente LIX legislatura le restan 6 meses para que concluya su periodo.

Aunado a lo anterior, de los 25 diputados en funciones, existe registro de que al menos 17 de ellos, buscan la reelección o un cargo de elección popular, ya sea para una presidencia municipal, una diputación federal o incluso la gubernatura. Por lo tanto, como ninguno de los omisos solicitó licencia para su cargo, quiere decir que, harán campaña y cobrarán la dieta de legisladores, de ahí que, tendrán que explicar a la ciudadanía las razones de su mutis legislativo.

El matrimonio igualitario, así como otros temas de las agendas de las organizaciones de la sociedad civil, no son prioridad para el grupo parlamentario mayoritario en la legislatura local, ni para sus aliados. En estos tiempos en los que el poder legislativo está obligado a legislar con perspectiva de derechos humanos, los integrantes de la legislatura en cuestión han hecho todo lo contrario, es decir, han faltado a su deber de proteger, promover, respetar y garantizar los derechos humanos.

Si los diputados tienen tanto miedo de pagar un costo político por hacer pública su afirmativa o negativa en el sentido de su voto, deberían de recurrir al voto por cédula, para que al menos se tenga una respuesta, muy probablemente en sentido negativo, pero una respuesta al fin. Ojalá que, para el 28 de junio del presente verano, las y los diputados le den una razón de festejo y no de protesta a los colectivos y miembros de la comunidad LGBTTTI.

 

 

Comentarios