Motivos para hacer el bien

Gonzalo Guerrero Renaud

Todos los días es conveniente buscar motivos para hacer el bien; para ver cómo superamos errores, para ver cómo nos ayudamos a nosotros mismos y a los demás; para ver cómo podemos construir una sociedad con oportunidades de desarrollo pleno para todos.

Muchas noticias, hechos o comentarios que pueden llevarnos a la tristeza, al desánimo, al aislamiento, o a tener reacciones negativas, o incluso violentas, pero también podemos encontrar en ellas motivos para hacer el bien.

Por estos días, los panistas nos encontramos en un proceso para renovar la presidencia de nuestro Comité Ejecutivo Nacional. Este proceso deberá servir para generar encuentros y comunicación entre los panistas. Lo veo como un motivo para que intercambiemos puntos de vista, para que nos conozcamos más y estrechemos lazos. Si nos lo proponemos, podremos salir más unidos y fortalecidos. Ya en nuestro estado de Querétaro vimos los frutos de la unidad y del trabajo, con el triunfo en la gubernatura, la presidencia municipal de Querétaro y muchas más, así como en doce distritos locales.

En cuestiones económicas, vemos que sube el precio del transporte público, vemos que los taxistas empiezan a enfrentar la competencia de nuevas empresas sin que haya un marco regulatorio claro, lo cual les puede afectar. Vemos que el dólar se sigue manteniendo arriba de los diecisés pesos, lo cual puede generar el encarecimiento de ciertos productos manufacturados. La sustentabilidad financiera de los gobiernos se sigue viendo amenazada por los crecientes compromisos laborales. Estos temas nos dan un motivo para analizar nuestras actividades productivas, el uso de las nuevas tecnologías, nuestros hábitos de consumo y de desplazamientos, para ver de qué manera podemos lograr que haya bienes y servicios para todos.

En cuestiones de medios de comunicación está el asunto del muy lamentable multihomicidio en la colonia Narvarte de la ciudad de México, en el que murieron varias mujeres y un fotoperiosdista que había sido agredido y amenazado. Dicho asunto ha generado reacciones en varias partes del mundo para levantar la voz en contra de agresiones a periodistas. Está también vigente el asunto de la agresión del entrenador de la selección nacional de fútbol a un periodista porque presuntamente lo había ofendido desde un medio de comunicación. En estos temas encuentro un motivo para reflexionar sobre lo que hacemos y sobre la forma en la que nos comunicamos con los demás, no sólo a través de medios masivos de comunicación sino también en forma personal. Si queremos practicar el bien y promover que otros lo hagan, “hay que obrar la caridad en la verdad y hay que decir la verdad con caridad”.

Por otra parte, estos días se cumplen 70 años del ataque con una bomba atómica a las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaky, que generaron unos 246 mil muertos. Y dentro de los dramáticos acontecimientos, se recuerda también “el milagro de Hiroshima”: la Parroquia de la Asunción en Hiroshima, fue de los pocos edificios que resistió a la bomba y cuatro sacerdotes jesuitas que estaban ahí sobrevivieron y no tuvieron daños posteriores a causa de la radiación. Ese día era la fiesta de la Transfiguración. En el momento de la explosión, uno de ellos se encontraba celebrando la eucaristía, otro desayunaba y el resto en las dependencias de la parroquia. Se esperaba que la radiación les provocaría daños posteriores y muerte prematura pero no fue así. Los religiosos consideran que gozaron de la protección divina, y en particular de la virgen: “Vivíamos el mensaje de Fátima y rezábamos juntos el rosario todos los días”, dijeron posteriormente. Ese hecho los impulsó a seguir por el camino de hacer el bien que se habían propuesto.

Sigamos buscando motivos para hacer el bien.

Analista político y miembro del PAN. @ggrenaud

Comentarios