Morena miente y delinque electoralmente

Héctor Parra Rodríguez

¿Sirven las medidas cautelares que impone el INE? Por lo visto no sirven para nada, Morena insiste una y otra vez en violar la ley electoral y la norma penal, sin que haya más sanción que “prevenirlos” para que se abstengan de realizar las ilegales conductas que llevan a cabo a la vista de todos. Derivado de otra queja interpuesta por el PAN, la Comisión de Quejas y Denuncias del Instituto Nacional Electoral ordenó medida cautelar vía tutela preventiva contra Morena para que sus brigadas se abstengan de solicitar a la ciudadanía información de la credencial de elector, para que no se vincule a los programas sociales del gobierno federal con el partido político, especialmente en el caso de la vacunación contra la Covid-19 ¿Surtió efectos? ¡No!

Siguen delinquiendo, haciendo uso y aprovechamiento con fines electorales. Lo anterior, con motivo del registro de visitas domiciliares que llevan a cabo personas que se identifican con Morena a través de su vestimenta (son los siervos o correcaminos), credencial o indumentaria. Estos delincuentes electorales solicitan información personal a la ciudadanía de su credencial de elector, ofreciendo que podrán ser beneficiadas con distintos programas sociales.

El colmo. El INE llevó a cabo diligencias que, de manera preliminar, permiten presumir la existencia de las conductas señaladas mediante la certificación de videos que circulan en diferentes medios y redes sociales, también declaraciones expresas de personas involucradas en las conductas denunciadas que refieren estar contratadas por Morena. Con esas pruebas “presumen la posible ilicitud” de las acciones señaladas. El orden jurídico vigente prohibe que los partidos políticos se apropien o participen en la implementación o ejecución de programas sociales o gubernamentales, éstos son ajenos de las finalidades establecidas para los partidos. Los programas sociales deben ejercerse de manera neutral e imparcial y está prohibido su uso con fines electorales.

Quedó demostrado que la actuación de los militantes de Morena, al pedir datos de los ciudadanos para ofrecer programas del gobierno federal es un acto ilegal. La diferencia entre partido y gobierno se confunde, hacen uso abusivo partidista de los “programas sociales”, aun cuando la Constitución y la ley son claras al señalar que los programas sociales son públicos. Morena se apropia de ellos y nada pasa. El INE reconoce la ilicitud. Les impuso tres obligaciones para que se abstengan. ¡Seguirán delinquiendo!

 

 

Comentarios