Morena impúdica

Ricardo Rocha

Ricardo Rocha

La 4T se cambia de vestuario y se revela como la que más le conviene en temporada electoral: Morena, que atendiendo a su género femenino podríamos personalizar —con el debido respeto, citando al clásico— en la actual secretaria del Trabajo que fue su imagen baile y baile y cante y cante en la campaña del 2018. Una campaña que no ha terminado: con un presidente que, tan solo en lo que va del año, casualmente ha visitado 12 de los 15 estados donde habrá elecciones para gobernador. Así que ahora da lo mismo hablar de AMLO, la 4T o Morena. Es el poder buscando perpetuarse mediante la elección crucial del 6 de junio, peleando con uñas y dientes la mayoría en la Cámara de Diputados donde se decide el presupuesto y por tanto la ruta crítica del país en la segunda mitad de este sexenio. Por ello, esta Morena decidió maquillarse, acicalarse y tratar de lucir lo más atractiva posible a pesar de todas sus impudicias:

-Postular al gobierno de Guerrero al impresentable Félix Salgado Macedonio, a pesar de las denuncias por violación y abusos sexuales de cinco mujeres de las que Morena se burló miserablemente

-Postular a los que ya se conocen como “los otros Macedonios”; tal es el caso de “El Beto” Santos, su deleznable candidato a diputado local en Oaxaca, a quien han probado el aberrante negocio de compartir imágenes de indígenas mixes desnudas. Y así, por todas partes, con candidatos y candidatas acusados de violencia de género, corrupción y hasta nexos criminales; rechazados aun por la propia militancia morenista, según testimonios irrecusables en redes sociales

-La escandalosa y hitleriana participación de las hordas de jóvenes mal llamados “servidores” o “siervos de la nación”, que debieran nombrarse francamente “lacayos del presidente”. Que son una lamentable grey de 30 mil adoctrinados que, al estilo de los Testigos de Jehová, andan de puerta en puerta recordando las bondades del gobierno, pero amenazando con que éstas se acabarán si no votan por su impúdica madrota que es Morena. Eso, además de su tramposa presencia en la vacunación contra el Covid, donde a todas luces han prevalecido los criterios políticos sobre los científicos y epidemiológicos. Además del mañoso spot de que “Con Morena, si habrá vacunas para todos”

-Que se regocijen con descarados actos de campaña como los anuncios del presidente López Obrador de que la pensión para adultos mayores aumentará a 6 mil pesos bimestrales y se entregará a partir de los 65 años y no los 68 como se venía haciendo. Esto a tan solo tres meses de la elección de junio. Y todavía más: que esta pensión se duplicará en el 2024, año de la elección presidencial. ¿Casualidades o causalidades?

-Pero lo más grave de esta Morena veleidosa es la división brutal que ha provocado en el país. No solo entre chairos y fifís, sino incluso entre poderes de la Unión. Según grandes constitucionalistas, la reforma judicial publicada el recién 11 de marzo le otorga una discrecionalidad desmesurada al Presidente de la Corte para sancionar a cualquier juzgador que vaya en contra de los designios del Ejecutivo. Por el estilo de lo que demandó una diputada morenista, pasante de derecho, para evitar que se concedan amparos contrarios al “interés social”, por ejemplo de Pemex y la CFE

Solo encontré en el diccionario una palabra más contundente, escrúpulo: “duda que punza la conciencia, sobre si una cosa es buena o mala; si es noble o perversa”.

Comentarios