Momento de sumar

José Alfredo Botello Montes

Hoy distintas regiones de nuestro México están en espera de la paz en medio de las tragedia y la violencia, ante un mundo también complejo y cada vez más dinámico, que desafortunadamente vivimos a menudo con distancia, desconfianza e incluso con sospecha de unos y otros

La función fundamental de la autoridad es la preservación del orden, la paz y la tranquilidad de su comunidad, para su desarrollo armónico en aras de construir el Bien Común con Justicia Social y bienestar para todos. de ahí la tarea que se debe asumir desde el momento mismo de asumir el cargo y hasta que se concluye, ciertamente viendo el pasado para aprender de las experiencias pero siempre de cara al futuro.

Hoy distintas regiones de nuestro México están en espera de la paz en medio de las tragedia y la violencia, ante un mundo también complejo y cada vez más dinámico, que desafortunadamente vivimos a menudo con distancia, desconfianza e incluso con sospecha de unos y otros.

En varios confines de nuestro mundo y de nuestra patria, encontramos expresiones de cualquier índole en búsqueda del poder a cualquier precio que lleva al abuso y a la injusticia. Por ello es de suma importancia que los que tenemos una tarea política la tomemos como vehículo para edificar la ciudadanía y la actividad del hombre, y evitar convertirse en un instrumento de opresión, marginación e incluso de destrucción.

Para esto es importante evitar a toda costa bloques contrapuestos que dividan, o segmenten, además es fundamental tener instituciones libres y democráticas que permitan ampliar las dimensiones que le han dado la geografía y aún más la historia de nuestro país, evitando los discursos políticos que tienden a culpabilizar a los contrarios de todos los males y a dividir a la población con maniqueísmos que parecían ya superados desde el Siglo XIX.

La función y responsabilidad política, sin lugar a dudas constituye el desafío permanente para que todos los que ejercemos un cargo ya sea por elección o designación, tenemos el desafío de servir permanente a nuestro país, en nuestro estado, para proteger a todos los gobernados y crear las condiciones para un futuro digno y justo; esto se va a lograr si la tarea se lleva a cabo con respeto a la vida, la libertad y la dignidad de las personas, viéndolas no como una máquina de votar sino como una persona que necesita la solidaridad y subsidiaridad del Estado.

Tomando rutas sugeridas, como la de el vietnamita Francois-Niguyen Van Thuan, que decía que los que ejercemos la política debemos reflejar credibilidad, trabajar por el Bien Común y no por nuestro interés, coherente, en unidad, comprometido en llevar un cambio radical, escuchando y sin miedo de construir la paz.

Todos los que nos dedicamos a la tarea política, debemos ser conscientes de nuestra fecha de caducidad, por lo que debemos trabajar al máximo para construir lo mejor en nuestra causa común, tarea que debe tener siempre el acompañamiento de los gobernados, quienes siempre están dispuestos a apoyar las mejores prácticas de gobierno y al tiempo rechazar aquellas que principalmente llaman a manipulación.

Hoy nuestra sociedad requiere en conjunto la tarea de gobernantes y gobernados promotores de paz en nuestro actuar, en todos los campos de la vida social y política, debiendo convertirnos en auténticos testigos y mensajeros del bien ser, bien dar y bien estar, con el fin de construir una comunidad equilibrada, donde podamos vivir en armonía y en paz.

La tarea es ardua y exige esfuerzo y sacrificio. Que todos hagamos nuestra tarea en donde nos corresponde, en la familia y en la sociedad, en el hogar y en la escuela, en la colonia y en la fábrica, como patrón o como trabajador, como papá o como hijo, como esposo o esposa, como gobernado o como gobernante.

Lo que sí es que en la tarea de preservación o reconstrucción todos estamos llamados, asumámosla sin descanso, ya en nuestro México hemos demostrado que podemos, hoy estoy seguro que lo haremos y desde Querétaro demostrémoslo porque somos orgullo de México.

 

 

Consejero Nacional del PAN

Comentarios