Misionero de la misericordia y de la paz

Gonzalo Guerrero Renaud

La visita del Papa Francisco a México, la séptima que realiza un Pontífice a nuestro país, está enmarcada por la celebración del Año de la Misericordia, por lo que el lema es:

“Misionero de la misericordia y de la paz”. En su cuenta de twitter, ha dicho: “Miraré a los ojos de María y le suplicaré que no deje de mirarnos con misericordia. A Nuestra Madre confío desde ahora mi viaje”

Algo novedoso ha sido el uso de las tecnologías de comunicación. El Papa nos envió un mensaje por video a y, contestó preguntas a varios mexicanos a través de internet, donde dijo: “Si yo voy ahí, es para recibir lo mejor de ustedes… voy a buscar la riqueza de fe que tienen ustedes…  el México de la violencia… de la corrupción… del tráfico de drogas… de los carteles, no es el México que quiere nuestra Madre”…

El Papa Juan Pablo II nos visitó en cinco ocasiones. La primera en enero de 1979. En esa ocasión, dijo: “México, siempre fiel” y nos pidió considerar cuatro dimensiones de la fidelidad: 1. Buscar siempre la verdad; 2. Aceptación; 3. Congruencia, y 4. Constancia, respecto a dicha verdad.

En 1990, en la segunda visita, el lema fue “Peregrino de Amor y Esperanza”. Eran tiempos de cambios en Europa y el mundo. En esa ocasión se anunció que se iniciaría un acercamiento con el gobierno para restablecer relaciones diplomáticas con la Santa Sede.

En 1993, en la tercera visita, estuvo en Yucatán. Era reciente la celebración de los 500 años del inicio de la llegada del Evangelio a América. Se dirigió a los pueblos indígenas, invitándolos a “a abrir el corazón a Jesús, que es «el Camino, la Verdad y la Vida»”.

En 1999, vino a reunirse con obispos y a dar a conocer el documento Eclessia in América y a proclamar que “el Señor resucitado es el camino para la conversión, la comunión y la solidaridad en América.”

En el año 2002, Juan Pablo II canonizó a San Juan Diego. Nos recordó una frase del libro del Eclesiástico: “sólo Dios «es poderoso y sólo los humildes le dan gloria»”.

En 2012, el Papa Benedicto XVI, en su visita, pidió a los mexicanos “hacer el bien y no responder “al mal con el mal”. También recordó que hay qué privilegiar la fuerza del amor sobre la fuerza de las armas para resolver los problemas.

Este año 2016. El Papa Francisco, primer Papa Latinoamericano, ha llegado a México, con la alegría que lo caracteriza. Escuchemos con atención sus mensajes y atendamos su llamado de orar por Él y por toda la humanidad.

Comentarios