Lo que nos ha dejado | Querétaro

Lo que nos ha dejado

Niels Rosas Valdez

El Hay Festival Querétaro concluirá hoy luego de varios días de charlas asombrosas en una variedad de temas y contextos que han cautivado a todo tipo de público: lectores, estudiantes, académicos, periodistas, editores, fotógrafos, público en general, etc. Y tras estos días de diálogo y compartición de ideas,  la pregunta obligatoria es: ¿qué nos ha dejado el festival?

Ciertamente la pregunta puede recibir múltiples respuestas según las experiencias obtenidas y el impacto que las charlas han tenido en la audiencia. Sin embargo, es importante resaltar que la variedad de temas abordados es un activo del evento y una oferta enriquecedora para el público, sobre todo porque las mujeres y hombres oradores tienen una experiencia y conocimiento en su área que ha resultado ser de gran interés para un número elevado de personas.

Y bien, ¿qué impacto ha traído el festival? Podemos decir que son muchos en realidad. Tan solo uno es el descrito arriba, puesto que escuchar a expertos es siempre un deleite. Otro, los temas  que se abordaron durante estos días, puesto que unos son discusiones que se han tenido desde hace muchos años en nuestra sociedad global, como los derechos humanos, la igualdad y la equidad, y otros son muy nuevos, como lo es la soberanía tecnológica.

Otro impacto trascendental es la conexión entre las ideas y los diálogos entre lo local, lo nacional y lo internacional. Para poder tener nuevos entendimientos, o bien, solucionar problemas, es ineludible poder compartir las experiencias que se tienen en diferentes niveles.

Conocer qué se hace en Querétaro, o en México, o Perú, o Yemen o Reino Unido, en torno a la literatura, la defensa de los derechos humanos, el periodismo de investigación, etc., es no sólo interesante, sino crucial para adoptar y compartir buenas prácticas y generar enseñanzas a las nuevas generaciones. Pero, de la misma forma, también sirve para que éstas puedan conocer las necesidades  en un sinfín de áreas y empezar a proponer nuevas dinámicas, comportamientos y hábitos para atenderlas.

En este mismo sentido, es ineludible mencionar que en un mundo tan globalizado como en el que nos encontramos hoy en día, la información se puede compartir rápido, pero no necesariamente es correcta. De ahí que realizar estos diálogos permite poder indagar en los temas en los que hay más consenso en el globo, identificando así aquellos que no gozan de tanta aceptación y cuya información sigue en construcción, lo cual es importante particularmente para el periodismo.

Un punto final que debe ser mencionado es que las charlas de estos temas, de variada índole nos esclarecen su estado de la cuestión, pero también nos invitan a seguir adentrándonos a ellos y estar en constante actualización. Como se mencionó con anterioridad, a raíz de la interacción más frecuente y profunda que las sociedades atraviesan en la actualidad, los cambios suelen ser más rápidos y pueden llegar a espacios remotos, por lo que la situación de un país y una sociedad puede eventualmente llegar a ser también experimentada por otro país y sociedad diferentes. Por ello es importante conocer los sucesos que han ocurrido en otras latitudes y longitudes del globo, cómo fueron comprendidos y qué actores participaron en su desarrollo.

Comentarios