Libertad de expresión, libertad de elección

Gonzalo Guerrero Renaud

Siete de junio de 2015; hoy, por casualidad histórica, se celebra en nuestro país el “Día de la Libertad de Expresión” y lo que podríamos llamar el “Día de la Libertad de Elección”, dado que hoy, se llevarán a cabo las elecciones de un nuevo Congreso federal y de autoridades locales en nueve estados de la República.

Estas dos libertades son esenciales para construir la democracia. Pero a su vez, la democracia debe ser un sistema cuyo resultado sea el respeto a dichas libertades. En cierto modo, la libertad de elección es parte de la libertad de expresión porque, al votar expresamos nuestra preferencia por candidatos, partidos, o los principios que sustentan la acción política de nuestros futuros gobernantes.

En estos días previos a la elección, los mensajes más expresados por líderes sociales, empresariales y religiosos se refieren a dos cuestiones principales:

1.— La importancia de acudir a votar y razonar el voto pensando en el bien general y a largo plazo, más que en un bien particular o de grupo.

2.— Procurar que las elecciones se den con orden, paz y respeto, tanto por los partidos y electores, como por parte de las autoridades.

Los dirigentes nacionales de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) invitaron a acudir a las urnas y a no recurrir al abstencionismo o la anulación del voto, ya que con ello, dejamos en manos de otros la definición de quienes ocuparán los cargos de elección popular.

Por parte de la iglesia, el padre Filiberto Cruz Reyes, responsable de la Pastoral de Fe y Política en la diócesis, distribuyó un mensaje en el cual recuerda la relación que tiene la política con la libertad, en especial la de los pobres. Citó al obispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero asesinado hace 18 años, quien dijo que: “El mundo de los pobres nos enseña que la liberación llegará no sólo cuando los pobres sean puros destinatarios de los beneficios de gobiernos o de la misma iglesia, sino actores y protagonistas ellos mismos de su lucha y de su liberación desenmascarando así la raíz última de falsos paternalismos aún eclesiales.”

Cita también al papa Francisco en su exhortación apostólica “La alegría del evangelio”, que dice en su párrafo 220: “En cada nación, los habitantes desarrollan la dimensión social de sus vidas,  configurándose como ciudadanos responsables en el seno de un pueblo, no como masa arrastrada por las fuerzas dominantes, recordemos que ‘el ser ciudadano fiel es una virtud, y la participación en la vida política es una obligación moral’. Pero convertirse en pueblo es todavía más, y requiere un proceso constante en el que cada nueva generación se ve involucrada. Es un trabajo lento y arduo que exige querer integrarse y aprender a hacerlo hasta desarrollar una cultura del encuentro en una pluriforme armonía”.

Así pues, el ejercer nuestras libertades de expresión y de elección es solamente una parte de nuestros derechos y obligaciones políticas. Acudir a votar es el comienzo de corresponsabilizarnos con los funcionarios que resultarán electos, y por eso es importante votar por aquellos que nos parezcan más cercanos, más incluyentes, más capaces y con mayor experiencia para lograr el bien de todos.

Salgamos a votar y, en su caso, a defender nuestro voto por los cauces legales. En caso de observar anomalías, podemos acudir al módulo de atención de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), que estará ubicado dentro de la Junta Local del INE, ubicado en Cañaveral #12, Planta Alta, colonia Carrizal, de nuestra ciudad de Querétaro.

Con nuestra participación se fortalecerá la vida social y política.

 

Analista y miembro del PAN.
@ggrenaud

Comentarios