Legaltech y su imparable adopción

Lucía Quiroga

Hemos sido testigos de cómo la tecnología ha llegado a impactar y transformar diversos sectores, sobre todo tras la aceleración que trajo consigo la pandemia por Covid-19.

Una de las industrias que parecía resistirse un poco a esta revolución tecnológica es la legal. Sin embargo, la incorporación de soluciones tecnológicas ha sido una aliada para que los profesionales del derecho permanecieran activos, atendiendo a sus clientes, y dando seguimiento a los procesos a su cargo. Es en este contexto que el término Legaltech en México toma fuerza e inercia, y ahora parece imparable.

Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de Legaltech? Éste es el desarrollo tecnológico que facilita la prestación de servicios digitales por parte de una firma jurídica, para apoyar, simplificar y optimizar el trabajo, a través de la automatización de procesos básicos y repetitivos, o bien, para realizar procedimientos logísticos y/o más complejos.

El Legaltech arrancó en el país en 2018 con la Ley Fintech, pero no fue hasta 2019 cuando algunos despachos de abogados empezaron a integrar funciones legales relacionadas con la tecnología y, hasta la pandemia que atravesamos, cuando se aceleró la adopción digital en el segmento legal.

Para dimensionar la expectativa en esta industria, cifras de Statista permiten vislumbrar el potencial del mercado de Legaltech para 2025, con un crecimiento anual de más del 6 por ciento a nivel mundial.

Y en este sentido, para analizar el panorama actual, las tendencias y los retos en este sector Legaltech, Lemontech, una empresa perteneciente al grupo A-KKR, fondo de inversión basado en Sillicon Valley, y especializada en el desarrollo de soluciones eficientes conocidas como Software as a Services (SaaS) para la industria de servicios profesionales legales, organizó en el país, el Foro Legaltech Revolution 2021.

Tuve la oportunidad de estar presente en este concurrido e importante foro, donde Mariano Werner, CEO de Lemontech y anfitrión del evento, señaló cómo la crisis sanitaria hizo repensar las formas de operación diaria de los despachos legales, en donde el ahorro de tiempo, dinero o ambos, ha resultado ser clave para mantenerlos activos.

“Ahora, en el nuevo normal, la integración de tecnología será el elemento clave para profundizar la competitividad de los despachos jurídicos y mejorar el desempeño de las áreas legales corporativas”, apuntó Werner.

Ana Paula Romualdo, Head of the Digital Technologies Practice en Hogan Lovells, quien ofreció la ponencia: “Si la inteligencia artificial es la respuesta ¿cuál fue la pregunta?”, mencionó en entrevista que uno de los grandes retos en el sector es luchar contra el desconocimiento de cómo la tecnología ayudará al área legal y a la sociedad en general.

“Los abogados parece que nos quedamos varados en el tiempo. Aunque veo cada vez mayor adopción, existe miedo y desconocimiento, lo cierto es que entre más conocimiento haya de  cómo funcionan estas herramientas y cómo pueden ayudar a nuestro ámbito, este sector va a abrir más su utilización. Se debe entender que el objetivo es saber cómo apalancarse con la tecnología, de sustituir las tareas repetitivas no la labor fina“, me contó la experta.

Diversos sondeos en América Latina dicen que existen entre 200 y 400 empresas legaltech en la región, mientras que en Europa hay más de mil y en Estados Unidos más de 2 mil. Esto deja ver que aún falta camino por recorrer en esta valiosa industria, que a principios de 2020 fue valuada por The Law Society en alrededor de 1.6 mil millones de dólares, y la cual ya ha tomado vuelo y parece que nada la detendrá. 

[email protected]

Comentarios