Legalmente ya hay rifa

01/02/2020
06:21
-A +A

Los legisladores federales abrogaron la Ley Orgánica de la Lotería Nacional, el pasado 14 de enero, para poder rifar el avión presidencial que no es propiedad del gobierno federal. La Lotería Nacional tenía prohibido rifar bienes, desde siempre se dedicaba a rifar dinero, no bienes materiales; abrogaron la ley de 1985. Sin embargo, los legisladores realizaron una rarísima y amorfa “fusión” entre la Lotería Nacional y Pronósticos para la Asistencia Pública. Así, de acuerdo al artículo 1 de esta Ley, el Presidente sí puede rifar un bien, acorde al Estatuto Orgánico, de Pronósticos. Sencilla la solución para cumplir con el capricho de Andrés Manuel López Obrador y, en su caso, poder acceder a más dinero, ahora por voluntad propia de aquellos ingenuos que compren “un cachito” de la lotería de Pronósticos. Por supuesto, en un solo artículo abrogan la Ley Orgánica, hoy extinta jurídicamente; el Decreto de abrogación, sin embargo contiene Diez Artículos Transitorios, en los que describieron los legisladores qué sucede con la aparentemente desaparecida Lotería Nacional. En el Transitorio Segundo, establecen la desincorporación por fusión. ¿Qué significa jurídicamente? Que sí desaparece la Lotería Nacional, pero no en la práctica. Todo el personal, derechos y bienes serán manejados por Pronósticos para la Asistencia Pública, institución que sí puede rifar bienes, no solo dinero, además con jurisdicción en el extranjero; desde cualquier país podrán adquirir boletos para la rifa del avión de 130 millones de dólares; así se podrá allegar más dinero el Presidente de la República, para gastarlo en lo que se le ocurra; sí, López Obrador, ha cambiado de opinión sobre el destino del dinero que obtenga de la rifa (antes promocionó la venta y nadie se interesó en comprar el avión); ante la crisis que él mismo generó en el sector salud, ahora promete comprar insumos hospitalarios; lo que no ha dicho el Presidente, qué cantidad quedaría después de pagar lo que corresponda a la empresa propietaria del Boeing y deducir los 30 millones de pesos que gastó por tener estacionada la aeronave en uno de los hangares de la empresa en territorio estadounidense. Seguramente los imaginarios o ilusorios 130 millones de dólares, se reducirán bastante, queda ver.

El Artículo Cuarto Transitorio, establece que la Lotería Nacional, conservará la personalidad jurídica, exclusivamente para efectos del proceso de desincorporación por fusión. A ver. Si ya no hay Ley que le otorgaba existencia jurídica, cómo está eso de que conservará la personalidad jurídica; aquella le otorgaba vida y representación legal, pero ya no existe, según el único artículo del Decreto abrogatorio, sin embargo los diputados le prorrogan la existencia jurídica. Luego entonces, crearon un galimatías jurídico los legisladores. Sí, pero no. Legos, no doctos, en la interpretación y aplicación de la ley, el problema será para cuando enfrenten algún conflicto legal. No serán los legisladores, serán aquellos de la Lotería Nacional y/o Pronósticos para la Asistencia Pública. Para colmo, en el segundo párrafo del Artículo Noveno Transitorio, los legisladores autorizan al titular del Poder Ejecutivo, para que cambie el nombre de Pronósticos para la Asistencia Pública, para quedar como Lotería Nacional ¿Desapareció o no la Lotería Nacional? Total, la desfachatez consistió en crearle al Presidente la posibilidad jurídica para que rife el avión. Conclusión. Seguirá existiendo la Lotería Nacional ¡Ya podrá rifar bienes! Lo que no podía hacer con su anterior Ley Orgánica. Adecuaron la legislación a capricho del Presidente.

 

Analista legislativo

 

Comentarios