La pobreza creció, hechos no palabras

Guillermo Tamborrel

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) reporta que la pobreza en México creció entre el 2018 y el 2020. En 2018 el número de personas en pobreza era de 51.9 millones y en 2020 fue de 55.7 millones lo que significa que 3.8 millones de personas cayeron a vivir en condiciones de pobreza. Peor aún es el hecho de que 10. 8 millones de personas viven en condiciones de pobreza extrema, 2.1 millones más que en 2018.

Nos debemos preguntar: ¿Por qué creció la pobreza si el Presidente había dicho que “primero los pobres”? Si la entrega de dinero a la población creció sustancialmente ¿por qué más pobres? ¿Por qué si las ayudas llegan a prácticamente 25% de los hogares  -8,754,000 hogares- por qué creció la pobreza? Si subió el salario mínimo “como nunca”, ¿por que hay más hogares en pobreza?

Las respuestas no son sencillas sin embargo me parece que se cometieron dos graves y trascendentes errores. 

Uno, hoy la entrega es prácticamente indiscriminada y los apoyos que reparte el gobierno no están llegando a quienes deberían. Inclusive el Presidente mencionó como logro que se llega con al menos un programa de apoyo a 70% de los hogares más pobres. Dicho “logro” deja fuera el 30% de dichos hogares.

Dos, se eliminó el concepto de “entrega condicionada”, es decir el que él o la beneficiaria tenía la responsabilidad de incurrir en alguna actividad o acción para poder recibir el apoyo. Ejemplo: para recibir el apoyo de oportunidades/prospera la beneficiaria debía llevar a hijos e hijas a la escuela (en el medio rural esta condición permitió que las niñas acudieran a la escuela), llevarlos al médico (lo que permitió detectar enfermedades y trastornos a tiempo de ser atendidos sin mayores complicaciones y que de otra manera no hubieran acudido a atención médica sino hasta que el problema se agravara), a pláticas sobre distintos temas que les beneficiaban, etc. Por lo que la eliminación de “las condiciones” se tradujo en una disminución en la calidad nutricional de los alimentos y también en una notable disminución de la atención preventiva de salud. Esto último aunado a que 15 millones de personas dejaron de estar afiliadas a un esquema de atención médica al cancelar el seguro popular.

En suma, se cometió el terrible error al destruir el esquema anterior de la entrega focalizada y condicionada de los programas sociales. Un esquema que fue reconocido y aplaudido internacionalmente, de hecho varios países latinoamericanos lo siguen utilizando con excelentes resultados como Brasil. Es cierto que el esquema requería de ajustes más no el ser eliminado.

Fuente de los Deseos: Ojalá el Presidente escuche a las y los expertos del Coneval quienes tienen los conocimientos y la experiencia para realmente abatir la pobreza en México. 

Comisionado del CECA

Comentarios