20/07/2020
09:25
-A +A

El martes de la semana pasada, la periodista Isobel Yeung de Vice News llevó el tema de la violencia en contra de las mujeres a la conferencia mañanera. Junto con Andalusia Knoll Soloff “Andalalucha”, habló sobre los feminicidios en México, recordó el asesinato de 5 mujeres en Nicolás Romero y cuestionó el recorte al presupuesto para la alerta de género en algunos estados. El presidente López Obrador respondió que en México se respetan los derechos humanos y que no habia una disminución del presupuesto para lograr ese objetivo. Aseguró incluso que “nunca se había protegido tanto a las mujeres de México como ahora”.

Al día siguiente, la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de las Mujeres autorizó la disminución del 75 por ciento de su presupuesto. Fue una instrucción del gobierno federal para cumplir con sus metas de austeridad.

En la sesión en que se aprobó el recorte estuvo presente la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien simplemente pidió al instituto “hacer más con menos”. La funcionaria ya había planteado que buena parte del presupuesto se ha destinado al sector salud para combatir la pandemia del coronavirus, por lo que los recursos para atender la violencia contra las mujeres eran inciertos.

El problema es que precisamente la pandemia ha acrecentado el problema de la violencia debido al confinamiento. Las llamadas de auxilio de mujeres víctimas han aumentado, mientras las instituciones que solían ayudarlas naufragan en la insolvencia económica.

No solamente hasta Inmujeres llegaron los recortes. Candelaria Ochoa tuvo que firmar el 28 de junio la orden para reducir los recursos de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim). Al día siguiente dejó el cargo. Las Casas de la Mujer Indígena o Afromexicana (CAMIs) y la Red Nacional de Refugios han expuesto también las dificultades que enfrentan para operar con la drástica disminución que han sufrido de fondos públicos.

Diez mujeres, en promedio, son asesinadas en México cada día. No debieran escatimarse esfuerzos para evitar esa otra epidemia.

Comentarios