La marcha en defensa del INE y sus dilemas | Querétaro

La marcha en defensa del INE y sus dilemas

Concepción Delgado Parra

La marcha convocada por partidos políticos de oposición y organizaciones de la sociedad civil en defensa del INE (Instituto Nacional Electoral), celebrada el pasado 13 de noviembre, representa la movilización más importante celebrada por los adversarios del presidente Andrés Manuel López Obrador en los últimos cuatro años.

La intención del presidente de transformar al INE, mediante una reforma electoral que propone, entre otras cosas, disminuir los recursos a partidos políticos, elegir a través del voto popular a consejeros y magistrados, eliminar las diputaciones plurinominales, y la reducción de 500 a 300 diputados y de 128 a 96 senadores, estimuló la organización de la oposición en torno a la consigna “el INE no se toca”.

En su mayoría, políticos pertenecientes al PAN acudieron a la marcha, acompañados por los dirigentes del PRI y PRD. A la manifestación se sumaron personajes como Vicente Fox, Elba Esther Gordillo, Roberto Madrazo, Margarita Zavala, Santiago Creel, Miguel Ángel Osorio Chong. Así como Claudio X. González, promotor de la alianza PRI-PAN-PRD (PRIAN).

A pesar de que la convocatoria logró reunir alrededor de 60 mil personas para manifestar su apoyo al INE, el evento celebrado abre diversos dilemas.

En general, quienes asistieron a la marcha desconocían el contenido de la reforma electoral promovida por el presidente. Lo anterior se puede constatar en el reportaje periodístico realizado por RompevientoTV (https://www.rompeviento.tv/la-marcha-a-favor-del-ine-o-en-contra-de-amlo...).

Paradójicamente, quienes convocaron a la marcha son los mismos políticos y dirigentes empresariales que avalaron fraudes electorales en 2006 y 2012.

Por otra parte, defender que una institución “no se toque”, implica poner freno a la democracia. El propio INE (antes IFE) ha sido transformado a lo largo de su existencia. En 1987, el Congreso de la Unión realizó una reforma constitucional para introducir el criterio de representación proporcional en la integración de la Comisión Federal Electoral y, como resultado de estas reformas en materia electoral, en 1990 se expidió el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe), mediante el que se ordena crear el Instituto Federal Electoral (IFE).

En 1994 se aprueba la reforma electoral que instituye la figura de “Consejeros ciudadanos”, personalidades propuestas por las fracciones partidarias de la Cámara de Diputados. En 1996, el Congreso de la Unión realiza una nueva reforma electoral que modifica el artículo 41 constitucional, así como un nuevo Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales. En 2007 se otorgan al IFE 53 atribuciones con objetivos específicos. Y, en 2014, el Congreso de la Unión aprueba la reforma constitucional en materia política-electoral que rediseña y transforma el IFE en Instituto Nacional Electoral (INE).

La historia muestra la transformación permanente del INE, ¿por qué tendría que ser intocable en este momento? Se trata de un conjunto de dilemas que exigen abrir la discusión al debate público para evitar especulaciones. 

Doctorada en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM y Posdoctorada por la Universidad de Yale

Comentarios