20 / junio / 2021 | 14:37 hrs.

En entregas anteriores hemos invitado a los lectores y electores a emitir un voto razonado, consciente y útil para asegurar el bienestar social. 

México necesita un sistema democrático actualizado a las necesidades de la población, es decir, aceptar que somos una sociedad plural, diversa, ser empáticos, responsables y respetuosos de las instituciones.

Seguiremos insistiendo en la importancia de ir a votar y asumir nuestro compromiso. La decisión de por quién votar es trascendental para el país y el estado.

Dice Roberto Salcedo que la participación política comprende una gama de acciones diversas: atención a la información política en los medios masivos, discusión política dentro del seno familiar o en el centro de trabajo, proselitismo espontáneo sin intención, voto en las elecciones, acción comunitaria, asistencia a actos políticos, relaciones con políticos y funcionarios públicos, aportación de fondos a causas políticas, militancia partidista, trabajo de partido, realización de tareas de campaña, entre otras. Estas formas de acción política de los electores conducen, de algún modo, a orientar su voto.

Cuando un sistema pasa por circunstancias adversas, como el nuestro, cada miembro pone a prueba su responsabilidad colectiva, respondiendo con acciones orientadas a la solidaridad. 

Una de estas acciones es votar, como sabemos es tanto un derecho como una responsabilidad de cada uno de nosotros como ciudadanos, es un ejercicio de conciencia plena. Con el sufragio, ejercemos nuestro libre albedrío como miembros de una sociedad.

El votar se trata de una decisión colectiva, lo que cada uno elija afectará a muchas personas, incluso a las que no votaron, por tal motivo es necesario comprender a quién se está eligiendo y lo qué postula cada uno de los candidatos, para que de esta manera se emita un voto razonado.

Debemos canalizar el voto a través del entorno en el que vivimos, no bastan solo los votos, el desdoble operativo de la operación de convencimiento inicia por la familia, en redes sociales, en nuestro entorno laboral, en asociaciones civiles, en las instituciones gubernamentales, corporativos, industrias privadas, etc.

Les reiteramos la invitación a votar con consciencia, que participen con la finalidad de defender nuestros intereses colectivos. Si no lo hacemos, en la práctica otras personas decidirán por nosotros, defiendo sus propios intereses y podrían no coincidir con los nuestros.

Ir a las urnas con una reflexión previa significa respetarnos como sociedad y participar de manera decidida y libre en el rumbo que habrá de tomar nuestra nación, es participar en una decisión y prepararnos para elegir a quiénes gobernarán nuestro estado, nuestro municipio, quiénes integraran las legislaturas locales y la Cámara de diputados durante los próximos años.

El objetivo es lograr que la oposición sea el contrapeso en el Congreso y para ello tendremos que ejercer un voto inteligente, un voto efectivo. La tarea es rescatar la democracia mexicana con una Cámara de Diputados equilibrada.

Esta invitación va más allá de la coyuntura electoral, esta participación con el voto útil debe volverse una exigencia permanente de instrumentos y motivación para participar. Porque sólo manteniendo y defendiendo a las instituciones se puede generar ese sistema democrático que la ciudadanía necesita y exige para confiar en el gobierno y colaborar con él.   

 

 

Expresidente municipal de Querétaro y ex legislador. @Chucho_RH

Comentarios