24 / junio / 2021 | 07:28 hrs.

La gran decisión

Jesús Rodríguez Hernández

Estamos a unos días de las elecciones más trascendentales en la historia reciente de México por ser un momento de decisión para el país.

También se dice que será una de las elecciones más votadas en la historia. La última encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica señala que ocho de cada 10 mexicanos con credencial para votar vigente tiene decidido acudir a las urnas. Este es un porcentaje mayor al registrado en la elección presidencial de 2018, cuando el porcentaje de abstención llegó casi al 40%. Es deseable que estas proyecciones se conviertan en realidad, no sólo porque los triunfos que se obtengan tendrán un mayor alto de legitimidad, sino también hablará del compromiso político de los ciudadanos.

Las próximas elecciones tienen una importancia fundamental en el futuro de México. Si el partido del Presidente y partidos aliados, continúan con una mayoría en el poder legislativo seguirán aprobando leyes y reformas a la Constitución a sus necesidades y no a las del país, algunos articulistas señalan que llegaremos a una dictadura por la vía democrática si se sigue violentando la división de poderes pues facilita la concentración del poder en el Presidente.

Para preservar la democracia hay que votar de manera útil, es decir, es el voto que se emite a favor de una opción que, aun no siendo la preferida, tiene mayores posibilidades de derrotar a la opción que va en contra de las instituciones, la constitucionalidad y el bienestar del país.

Una de las causas de esta nueva forma de elección, se debe a que los partidos no tuvieron la capacidad de crear alianzas para asegurar el triunfo, pesó más la soberbia o torpeza de los dirigentes. Como dijo Sun Tzu: “el liderazgo es cuestión de inteligencia, equidad, humanidad, valentía y autoridad”. Si los dirigentes de partidos tuvieran estas características, el país estaría en otras circunstancias.

Por otro lado, al ejercer el voto útil el elector, no quiere decir que esté en total acuerdo con el receptor del mismo, la razón de recibir ese sufragio se debe a que es la candidata o candidato que puede ganarle al que no quisiera que fuera el triunfador por ningún motivo. En esta “elección racional”, el elector decide votar por el candidato que se encuentra más cercano a sus posiciones políticas ideales y del que espera el mejor desempeño y una combinación entre prospectiva, retrospectiva, economía personal y la economía del país.

El voto que otorga el elector es en razón de que la corriente política que está destruyendo al país no continúe, el votante no quiere que el Presidente permanezca con la “estrategia” entre la legalidad y la ilegalidad, de acosar al adversario, de descalificar al que piensa diferente, de atacar a las instituciones que gozan de autonomía constitucional, de amenazar a los jueces, magistrados y ministros, de generar distracción, emitir acuerdos y promover leyes inconstitucionales, impulsar una austeridad que afecta a la eficiencia del gobierno y anunciar supuestas grandes reformas que llevan al país a un escenario incierto.

El país está dividido, el odio y la confrontación los vemos en las calles. La economía pasa por su peor momento en décadas, una parte de la población se da cuenta de que, lejos de existir una planeación productiva, los proyectos que salen del despacho presidencial nos costarán miles de millones y no servirán para nada. Alrededor de diez millones de mexicanos se integraron a las filas de la pobreza. Lo absurdo es que el proyecto del Presidente se presenta como proyecto teológico político en el que el pobre y la pobreza son utilizados para llenar el hueco que generó el resentimiento y arrogancia de un hombre.

Lo que sí quiere el votante es que haya desarrollo y prosperidad en México, en su estado y municipio, y requiere estabilidad política, jurídica y económica.

El receptor del voto útil tiene ante sí el reto de formar un gobierno capaz de dar seguridad, estabilidad y confianza a los ciudadanos. La nueva legislatura tiene un claro mandato: salir de la crisis sanitaria y económica del país. 

Ex presidente municipal de Querétaro y ex legislador. @Chucho_RH

Comentarios