La era barroca: Doménico Scarlatti

Francisco González de Cossío

Concluimos nuestra serie de compositores de la Era del Barroco con un gran compositor italiano, asentado en Madrid, de gran importancia para el mundo de la música pues cierra la era del barroco y abre la riquísima era del clasicismo. Nos referimos a Scarlatti.

Giuseppe Doménico Scarlatti nació en Nápoles, Italia, en 1685 y falleció en Madrid, España, en 1757. Nació el mismo año que J. S. Bach y G. Ph. Händel, por lo que sus obras están mutuamente influenciadas. Doménico fue hijo de Alessandro Scarlatti, compositor también aunque de menor importancia que el hijo. Fue en España donde compuso casi todas sus sonatas para clavicémbalo, piezas de un solo movimiento, que fue su principal contribución y por las que es universalmente reconocido.

Fue el sexto de 10 hijos y hermano menor de Pietro F. Scarlatti, también músico. Fue también músico compositor y a los 16 años organista de la capilla real de la Corte Española de Nápoles, pues en ese entonces pertenecía a la corona española. En 1709 viajó a Roma para ponerse al servicio de la reina de Polonia en el exilio, María Casimira. En Roma Scarlatti compuso varias óperas para el teatro privado de la reina. Fue Director de Música en la Capilla Julia del Vaticano, de 1714 a 1719. En 1729 se casa en Roma con María Catalina Gentili.

Previo a su residencia en España, Scarlatti había estrenado en Italia más de una docena de óperas que seguían la marca de las de su padre, Alessandro, y que seguían el estilo vocal del bel canto, a cuyo éxito abonaron los Scarlatti. Entre esas óperas las más conocidas son Ifigenia in Aulide e Ifigenia in Tauride (1713).

Compone también importantes obras de polifonía vocal religiosa, entre las que podemos señalar su grandioso Stabat Mater, oratorio a 10 voces al estilo de la polifonía renacentista de tradición católica romana e hispánica en contrapunto; su misa breve La stella, la Missa quatuor vocum o Misa de Madrid; un oratorio, varios Te Deum y un Magníficat. Compuso además un importante número de cantatas de chiesa y de cantatas da camera profanas.

Sólo una pequeña fracción de su producción fue publicada durante la vida del compositor. Documentos históricos señalan que él mismo supervisó la publicación en 1738 de su colección más famosa, una antología de 30 sonatas que intituló Essercizi per gravicemvalo (Ejercicios para clavicémbalo).

De las grabaciones disponibles recomendamos: 17 Sonatas (transcritas para piano) por Vladimir Horowitz; 6 Sinfonie di concerto grosso para flautas, oboe, cuerdas y continuo, por el conjunto I Musici; y 14 Sonatas para clavicordio, por Huguette Dreyfus.

A Scarlatti se le reconoce ser el iniciador de la escuela de clave española del siglo XVIII, a tal grado que tuvo seguidores de la talla del Padre Soler (compositor español Domingo Soler 1729-1783). Tan identificado se sintió con España y su cultura que llegó a auto-llamarse Domingo Escarlati, apellido que aún conservan sus descendientes. Hay una obra llamada ‘Domenico Scarlatti: corazón italiano y pulso español’. Es por ello que se puede afirmar que es uno de los más importantes compositores de música española. Existe una estrecha relación entre sus sonatas y la música folklórica española, misma que se refleja en los nombres de muchas de sus sonatas: ‘Jota, Fandango, Tonadilla, Fado (portugués), Tango gaditano, Saeta, Sevillana, Bolero, Bulerías, Petenera”, etc.

Doménico Scarlatti murió en Madrid, a la edad de 71 años. En su residencia de la calle Leganitos hay una placa con una descripción histórica.

*Diplomático queretano; diletante de la música clásica.

Comentarios