La economía del fracaso, invento exitoso de Cruz Azul | Querétaro

La economía del fracaso, invento exitoso de Cruz Azul

Gerardo Velázquez de León

A la fecha, han contratado a más de 80 jugadores extranjeros y ni qué decir de los nacionales que han llegado y desaparecen. La cifra de éstos es bastante, además de que han debutado a unos 60 futbolistas. La mayoría pasó sin pena ni gloria.

En nuestras plataformas digitales se publicó lo que era el mundo cuando Cruz Azul levantó su más reciente copa de campeón de liga. Hace 20 años no existía el WiFi, el Whatsapp, ni el iPhone, pero sí la vergüenza, algo que han perdido todos en esta institución, incluidos sus aficionados.

Una directiva que se apropió del equipo que alguna vez perteneció a la Cooperativa Cruz Azul, fichajes que han enriquecido a toda la cúpula, menos a sus aficionados, quienes tienen siempre la misma ilusión. Pasan entrenadores, jugadores, pero no cambian directivos; los Álvarez seguirán ahí, porque —al final— son los dueños y hacen lo que se les pega la gana, siempre jugando con los sentimientos de sus seguidores y, claro, explotándolos para que consuman sus productos.

Cruz Azul parece cómodo como está. Da la impresión de que la economía del fracaso le viene bien y, cada que es eliminado, los cambios son muchos, el dinero en transacciones también, y los intermediarios felices. Han desfilado los entrenadores Luis Fernando Tena, José Luis Trejo, Mario Carrillo, Enrique Meza, otra vez Tena, José Luis Saldívar, Rubén Omar Romano, Isaac Mizrahi, Sergio Markarián, Benjamín Galindo, Robert Dante Siboldi, de nuevo Meza, Guillermo Vázquez, tercera vez de Tena, Sergio Bueno, Joaquín Moreno, Tomás Boy y Francisco Jémez. Absolutamente todos fracasaron.

Futbolistas que han contratado en estos 20 años... es imposible mencionarlos a todos. Cuando fueron campeones, los extranjeros eran Héctor Adomaitis, Eduardo Fuentes, Carlos Netto, Juan Reynoso y Julio César Yegros. A la fecha, han contratado a más de 80 jugadores extranjeros y ni qué decir de los nacionales que han llegado y desaparecen. La cifra de éstos es bastante, además de que han debutado a unos 60 futbolistas. La mayoría pasó sin pena ni gloria.

Desde que llegó Rubén Capria, el primer refuerzo post campeonato, Cruz Azul contrató a los siguientes argentinos: Mauro Camoranesi, Ángel Matute Morales, Diego Latorre, Rodrigo Astudillo, Cristian Leiva, Mariano Messera, Marcelo Delgado, César Delgado, Daniel Díaz, Luciano Figueroa, Federico Lussenhoff, Gabriel Pereyra, Diego Rivero, Javier Cámpora, Marcelo Carrusca, Emanuel Villa, Maxi Biancucchi, Christian Giménez, Mariano Pavone, Nicolás Bertolo, Mauro Formica, Hernán Bernardello, Emanuel Loeschbor, Pablo Torres, Fernando Belluschi, Federico Carrizo, Matías Vuoso, Ariel Rojas, Julián Velázquez, Jonathan Cristaldo, Gabriel Peñalba y Alejandro Faurlin. A estos paraguayos: Denis Caniza, Carlos Bonet, Cristian Riveros, Pablo Zeballos, Roberto Ovelar, Roque Santa Cruz, Jorge Benítez y Silvio Borjas. Brasileños: Julio César Pinheiro, Danilo Vergne, Edcarlos Conceiçao, Maranhao, Alemao, Fabio Santos y Lucas Silva. La lista de chilenos es: Pablo Galdames, Eduardo Rubio, Emilio Hernández, Hugo Droguett, Waldo Ponce, Enzo Roco, Francisco Silva, Martín Rodriguez, Felipe Mora; mientras que de Uruguay han pasado Sebastián Abreu, Daniel Baldi, Juan Manuel Olivera, Richard Núñez, Nicolás Vigneri, Marcelo Palau y Martín Cauteruccio. De Colombia son más recientes: John Javier Restrepo, Edixon Perea, Luis Amaranto Perea, Teófilo Gutiérrez, Carlos Lizarazo y Aldo Leao Ramírez. De Ecuador: Agustín Delgado, Alex Aguinaga, Joao Rojas, Joffre Guerrón y Ángel Mena. También confiaron en los hondureños Carlos Pavón y Ramón Núñez, en los españoles Marc Crosas, Víctor Vázquez y Edgar Mendez, el peruano Walter Vílchez, el boliviano Ronald Raldes y el camerunés Achille Emaná.

La gran economía del fracaso da resultados, o ¿no? ¿Y los aficionados? Culpando a los medios, a la prensa de los fracasos, cuando en las oficinas de Cruz Azul están los verdaderos responsables. 

Comentarios