La directiva de los escándalos

Enrique Cerezo y Miguel Angel Gil ya se dieron cuenta de que no tienen en Alberto Marrero a un directivo capaz y soplo hacen el ridículo en nuestro país
24/10/2019
09:30
-A +A

Hace poco menos de un año, en plena final de Ascenso apareció #LadySanLuis con el cántico: “Se la come, Maradona se la come” en el pasillo de los palcos en donde el entonces entrenador de Dorados de Sinaloa bajaba al campo después de perder la final contra el Atlético de San Luis. 

Diego estaba suspendido y vio el partido en un palco sin ningún dispositivo de seguridad, simplemente la directiva potosina-madrileña le dejó solo, agredido por varios personajes, pero en especial por una mujer de alta alcurnia, hija de un político que le gritaba descontrolada en el lugar.

Pocos meses después, Luis Alfonso Sosa, el entrenador que les dio el ascenso a la Primera División vivió un verdadero escándalo. En el medio tiempo del partido de la Jornada 3 en el estadio Akron de Guadalajara, el entrenador hablando con sus jugadores lanzó una frase que sentenció su futuro: “no sean putos, ataquemos más”, fueron las palabras de Sosa al ver que su equipo no estaba atacando a las Chivas y se veían en desventaja desde el minuto 14.

Pues fue suficiente pretexto para que dos futbolistas homosexuales se quejaran ante el presidente y despidieran al entrenador argumentando actitudes homofóbicas de Sosa, cuando en realidad no fue así. Simplemente el exentrenador no quiso alinear en algunos partidos a jugadores consentidos del presidente. Eso no fue lo peor, sino que intentaron filtrar por medio de periodistas,  que Poncho era el malo de la película.

Ante eso, sacaron de la dirección técnica de Costa Rica a Gustavo Matosas, lo regresaron al futbol mexicano y desde que llegó ha dirigido seis partidos de Liga y uno de Copa, de los cuales ha ganado dos y  perdido cinco, números raquíticos para el cambio que se esperaba en el equipo, que por cierto había dejado Sosa con 11 puntos en nueve partidos y  en zona de  Liguilla. 

Sumemos otro caso. La doctora Saida Anyul Abud, encargada del equipo femenil, antes de acudir al estadio Alfonso Lastras para un partido fue despedida injustificadamente.  “Hoy por la mañana tengo la llamada del doctor Emanuel (Díaz de León, jefe de servicios médicos del Atlético de San Luis), que me pregunta si había tenido alguna discusión con Martín Casas, técnico del equipo; según dije que en cualquier otro lugar podía ganar más, y un montón de comentarios más que jamás hice y me enteré que el director deportivo Yordi González, le pidió al doctor que me diera las gracias”. La directiva no se pronunció.

Y ahora, la falta de capacidad para aplicar protocolos de seguridad en su estadio, incluso solicitando la seguridad privada del estadio rebasada por las agresiones, que la barra local los ayudara a contener a golpes a los de Gallos Blancos. El saldo de un veto por dos partidos lo negocian para poder jugar contra América fuera de San Luis, es decir, el estadio cerrado pero a ganar la taquilla a otro lado. Esperemos que no ceda la Liga MX, solo eso faltaría.

Algo pasa en San Luis, en el Atlético de América, seguramente Enrique Cerezo y Miguel Angel Gil ya se dieron cuenta de que no tienen en Alberto Marrero a un directivo capaz y soplo hacen el ridículo en nuestro país. 

 

@gvlo2008
[email protected]

Con más de 20 años de experiencia en medios de comunicación, es uno de los periodistas más críticos y directos en el deporte. Auténtico y con la firme convicción de decir la verdad.

Comentarios