La agradable presencia de Brady en México | Querétaro

La agradable presencia de Brady en México

Gerardo Velázquez de León

Ciento treinta pesos por una Budweiser; claro, con su vaso coleccionable de la paliza que le dieron los Patriots a los Raiders en el Estadio Azteca.

Ciento treinta pesos por una Budweiser; claro, con su vaso coleccionable de la paliza que le dieron los Patriots a los Raiders en el Estadio Azteca. Una fiesta bien organizada, donde el público mexicano demuestra que conoce de la NFL.

Han remodelado el estadio decenas de veces. No dejan de hacerle obras para que cada vez estén más a gusto estos selectos aficionados, porque la realidad es que si no hubiera NFL en la Ciudad de México, no habrían hecho nada para el público del futbol, el que va cada 15 días a ver al América y el que acude a ver a la Selección Nacional. No se han fijado en algunos detalles; seguramente, lo harán al tener un contrato que —ayer se anunció— se amplía tres años más; es decir, habrá futbol americano en el Azteca hasta 2021. En los baños siguen cobrando para darle papel a la gente, los accesos a plateas son un verdadero suplicio y, además, se torna peligroso al ser tan estrecha la entrada. Vi a niños llorando que se quedaban sin visión al ser prácticamente aplastados por adultos. Deben cambiar los protocolos y abrir más accesos a zonas donde va mucha gente.

“¡Brady, Brady!” se escuchó cada vez que anotaban los Pats. Fue el hombre del día, pese a que había más aficionados de los Raiders.
La NFL debe querer mucho a México, porque le trae a buenos equipos. Ayer, la presencia del campeón hizo que fuera una tarde muy especial para los aficionados, pero también le deja ganancias de alrededor de 30 millones de dólares, un poco más que en Londres, donde recauda unos 25 millones. Deberían venir con más tiempo, porque los equipos no tienen convivencia con los aficionados, al llegar una noche antes.

Varios puntos positivos de lo vivido en el Azteca. No se escuchó el grotesco grito de “¡Eeeh, puto!”, demostrando este público mayor educación que el del futbol. No hubo avioncitos de papel volando por todo el estadio, porque ahora Banorte no puso cartulinas. El homenaje en el medio tiempo a las víctimas del sismo fue muy emotivo, como también presenciar un estadio repleto, que demuestra que en México hay aficionados para todo, porque a diferencia de la Fórmula Uno, donde se ve más pose y esnobismo, aquí sí hay aficionados de verdad.

Algo deben hacer con los de seguridad privada. Poco y mal entrenados, al grado que no dejaban ingresar al campo de juego a los oficiales del partido, argumentado que no tenían acreditación; sucedió cuando regresaron para el tercer cuarto. A muchos de estos elementos de Grupo Lobo se les notaba nerviosos, y con gran prepotencia trataron a algunos aficionados.

México es el lugar ideal para partidos de ligas de otros países. La NFL debería traer más juegos de temporada regular. Si a Londres le da cuatro por temporada, por qué no a su vecino, con el que genera un mercado de gran conveniencia. Así no se verían boletos en 40 mil pesos, como ayer intentaron comercializar en la reventa.

La Ciudad de México es la envidia de muchas; tiene todo: NFL, NBA, MLB, F1, World Championship de la PGALPGA, al América, al Cruz Azul y a los Pumas.

Comentarios