IHOP, Plaza de toros

Luis de la Macorra

Hay unas diez formas de pedir pancakes, que van desde los servidos simplemente con mantequilla y miel, hasta los cinco tipos:  con tocino, huevos, queso, fruta, crema dulce, etc. Puedes pedirlos como quieras

Juan y yo acabamos de regresar de desayunar en la International House of Pancakes, que está junto a  la plaza de toros, y estuvo increíble. Venimos muy gratamente impresionados; decidimos ir allí para probar un desayuno americano y qué bueno que fuimos. 

El lugar está dividido en dos grandes salones, el primero es agradable, está al aire libre, con sombrillas y plantas, sólo que hacía un poco de frío, por lo que decidimos entrar mejor al salón cerrado.

Aunque está bonito, es un espacio sin chiste y medio tristón, pero había quien recibiera y nos acompañara a una mesa. El mesero nos puso una jarra de café en la mesa, cosa que inmediatamente nos gustó y procedió a darnos el menú, que nos sorprendió a ambos porque consiste en unas quince páginas a todo color, mostrando todo lo que puedes pedir para desayunar o comer. 

Hay unas diez formas de pedir pancakes, que van desde los servidos simplemente con mantequilla y miel, hasta los cinco tipos:  con tocino, huevos, queso, fruta, crema dulce, etc. Puedes pedirlos como quieras. 

Además hay una promoción en la que por  sólo 49 pesos puedes comer todos los pancakes que quieras. Yo no puedo comer más de dos, y además de pancakes hay una serie de tortillas de huevo con todo lo que te imagines. 

Obviamente  Juan fue lo que pidió, una tortilla de huevo a la granja, que va preparada con pimientos verdes y rojos, luego seguimos viendo el menú. Vienen los waffles, que también se sirven con lo que elijas, tocino, miel, queso, huevos, etcétera. 

Yo tenía ganas de waffles, así que eso fue lo que pedí con dos rebanadas de tocino y un platito de fruta con yogurt. Ahora bien, si no quieres desayunar pancakes, tortillas o waffles, te sigues en el menú y hay crepas, carnes, pescados o postres, lo que se te antoje.

Mientras nos servimos más café, llegó  el desayuno y todo estuvo excelente. Junto con la tortilla de huevos de Juan, le sirvieron un pancake pero ya no se lo pudo comer, era mucho. Mi waffle estaba muy bien hecho, tostadito, crujiente y el tocino, igual.

Durante el desayuno, estuvimos platicando sobre la situación actual en México. Andrés Manuel está haciendo muchas cosas; unas bien y otras mal, según nosotros. Yo pienso que las que van mal es porque sus asesores no son muy buenos y no le han aconsejado correctamente. 

La cancelación del aeropuerto le va a costar mucho dinero al país. El combate contra los huachicoleros es buena idea, pero no lo planearon de manera adecuada y desafortunadamente causó muchos problemas. El presupuesto no se ha establecido totalmente. Vamos a ver cómo seguimos.

Así los calificamos

  • Bajamos al estacionamiento a evaluar el IHOP en el automóvil.  
  • La recepción, sí hubo, pero sin chiste, 8.
  • Las instalaciones, sólo no mal, 8.
  • El ambiente, tristón, 7.5.
  • El servicio, la verdad, atentos y amables, 9.
  • La comida, muy buena, incluyendo el café, del cual yo me serví tres veces y Juan cinco, 9.5.
  • El precio, un poquito caro, pero adecuado, 8.5.
  • En resumen, muy recomendable, 8.42. 

 

*Luis de la Macorra es amante de la buena comida

Comentarios