Hotel Hotsson | Querétaro

Hotel Hotsson

Luis de la Macorra

El pan merece una mención especial pues estaba realmente excelente, al terminar, llamé al mesero para que me sirviera un poco más café, estaba bueno.

Ayer tuve el gusto de ir a desayunar al Hotel HOTSSON. Fui con mi amigo Juan Manuel. Llegamos y había lugar en donde estacionarnos, situación buena, ya que en muchos lugares  no encuentra uno en donde dejar el auto.

Nos recibió amablemente  un encargado, quien nos indicó que la recepción estaba de frente  por el lado izquierdo. Le dije que muchas gracias pero que íbamos a desayunar, a lo que contesto “por el pasillo hasta el final”. 

Llegamos al restaurante —un lugar amplio, agradable y bien acondicionado como sucede generalmente en todos los hoteles—, la barra del bufet era grande y en forma de herradura, con mesas a su alrededor.  

Un capitán nos recibió y nos mostró una mesa vacía cerca del bufet, luego un mesero se acercó cordialmente.  Juan Manuel generalmente pide a la carta y yo pruebo el bufet. 

Mientras yo me levanto para servirme, Juan Manuel ordena una tortilla de huevo con flor de calabaza y queso. Los jugos estaban a un lado de la herradura y el pan en el lado opuesto, me gusta desayunar bufet pues me sirvo una pequeña porción de cinco o seis cosas diferentes. 

Observé que todo estaba muy bien dispuesto, cada platillo tenía su propia cuchara para servirse y había de todo; cereales, yogurt, fruta, queso, jamón, platillos mexicanos, huevos al gusto, etc. Lástima, faltaban  una o dos especialidades; no había algo especial ni ofrecían un platillo diferente.

Me dirigí a la mesa de pan que estaba exactamente atrás de nosotros y tomé un pan blanco y un rollo de canela para degustarlo con mi café. 

Me senté con mi jugo de toronja y mi plato de bufet mientras le servían a Juan Manuel su tortilla de huevo. Desayunamos muy a gusto.  

El pan merece una mención especial pues estaba realmente  excelente, al terminar, llamé al mesero para que me sirviera un poco más café, estaba bueno. 

Terminamos y nos levantamos para salir, pasamos a la caja para pagar 360 pesos  y salimos  a ver la alberca que  se encuentra en la parte de atrás del hotel, es un lugar agradable.

Ya de regreso, Juan Manuel y yo nos  sentamos en el coche a calificar la experiencia. 

Hotel Hotsson

  • Recepción: bien, 9

  • Instalación del lugar: bien,  9

  • Ambiente: bien, hombres y mujeres en general, 9

  • Bufet: sencillo y bien servido, 8, pero puede mejorar

  • Carta: solamente bien, mas no excelente: 8

  • El pan: 10, estaba superior

  • Precios a la carta: bien, 10

  • Precio del bufet: caro, 8

  • Servicio: regular, 8, un mesero debe estar al pendiente de su mesa, no era necesario que yo lo llamara Total: 8.77  

  • En resumen: Recomendable.

  • Recomendación: puede mejorar, pero fue una mañana agradable

Comentarios