13/01/2020
08:26
-A +A

Cada inicio de año, vislumbramos los objetivos a alcanzar durante ese periodo. Un propósito de gran relevancia es acrecentar el patrimonio y adquirir una casa.

Tan solo durante el año pasado, 70% de los mexicanos buscadores de vivienda tenían planes de comprar una, de acuerdo con Vivanuncios –el portal inmobiliario de eBay-.

Pero para alcanzar ese meta es necesario planearlo adecuadamente y conocer lo que implica.

Lo ideal sería contar con el dinero para pagar de contado nuestra nueva adquisición, aunque siendo realistas, los precios de las casas suelen ser muy altos, dependiendo de la zona y la entidad claro, por lo que es frecuente recurrir a créditos hipotecarios, es decir, los préstamos que una Institución Financiera otorga con la finalidad de que puedas adquirir una vivienda.

De acuerdo con la Condusef hay factores muy importantes a considerar para poder decidir dar este paso, como llevar unas finanzas sanas, contar con un fondo de ahorro y no tener ningún tipo de deuda.

Para saber si tus finanzas están preparadas para adquirir un crédito, puedes hacerte estas preguntas: 1.¿Tienes deudas demasiado grandes, que además generan intereses muy altos? Si este es tu caso, primero elimina todas tus deudas para que puedas empezar esta nueva etapa sin ningún problema. 2.¿Dispones del 20% del valor total de la casa o departamento para cubrir el enganche?

Recuerda, usualmente los créditos hipotecarios prestan hasta un 80% del valor total de la vivienda, lo restante debe de salir de tus finanzas. 3.¿Tu sueldo te permitirá cubrir este nuevo gasto sin problemas? Aguas si eres de las personas que esperan con ansias la quincena para volver a tener dinero, tal vez no sea el momento adecuado. Pero si consideras que ya estás listo para dar paso, veamos algunas recomendaciones.

Finanzas sanas. El primer consejo es realizar un presupuesto, incluyendo los ingresos y egresos de una vivienda, y apartar el 20 por ciento de tus ingresos mensualmente para lograr juntar, por ejemplo, el enganche para una casa, la primera mensualidad de un crédito hipotecario o algunos gastos notariales que deben realizarse para iniciar el proceso de compraventa.

Busca, compara y analiza.  Comienza un análisis de las necesidades que requieres en una vivienda, así como una lista de las ubicaciones deseadas y los precios de los inmuebles en venta.

Esta lista ayudará, en primera instancia, a establecer una meta de tiempo en la que deberás juntar el ahorro para la transacción inmobiliaria, mientras que te dará una idea de todos los requisitos que deberás recopilar para adquirir el inmueble.

Ya sea una vivienda nueva o usada, todos los inmuebles necesitan alguna inversión inicial además del avalúo y el enganche, por lo que ir planeando y conociendo el precio, modos de pago, y necesidades futuras de una vivienda, será de gran utilidad al estar listo para comprarla.

Abrir una cuenta de ahorros e invertir a corto plazo.  Las cuentas de ahorro son productos financieros muy útiles para quienes se interesan por comprar una casa. Generalmente son ofrecidas por instituciones bancarias y, como característica principal, pueden aumentar el dinero ahorrado en un porcentaje menor.

Este porcentaje de aumento depende de factores como las tasas de rendimiento y la cantidad de dinero invertido por el banco (con la autorización del propietario).

El concepto de tasa de rendimiento, a su vez, se refiere al porcentaje de ganancia o pérdida que un inversionista obtuvo al realizar una inversión a corto, mediano o largo plazo.
Buscar y elegir una cuenta de ahorro como propósito de año nuevo es un consejo para comprar una casa ofrecido por distintos expertos en el mercado de los bienes raíces. Esto se debe a que, por medio de estas inversiones, los compradores minimizan el riesgo de gastarse el dinero, mientras generan ganancias de forma pasiva.

Reduce los gastos variables personales o familiares. Es importante a partir de ahora realizar un recorte progresivo de aquellos gastos que representan un desbalance diario en las finanzas y que, a la larga, impiden que cuentes con la solvencia económica necesaria para cubrir los pagos de la hipoteca.

Los gastos variables se refieren a las salidas de dinero que se producen eventualmente y sin ser planeadas. Por ejemplo, comidas en restaurantes, idas constantes al centro comercial, gastos hormiga, compras de objetos que no se necesitan en ese momento, o que se utilizarán tan solo una vez.

Lograr reducir estos gastos ayudará al presupuesto familiar y a cumplir las metas de ahorro previamente establecidas.

Elige el crédito hipotecario más adecuado. Recuerda que para adquirir una vivienda, existen diferentes opciones de financiamiento, no se limita únicamente a Instituciones Bancarias, también puedes acudir a Institutos de vivienda como el Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (FOVISSSTE) y el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT).

Date tiempo para buscar y comparar un crédito, no escojas la primera opción que encuentres, verifica en las diferentes instituciones los costos y los beneficios, hasta encontrar el más adecuado para ti.

Si ya viviste la experiencia de comprar una vivienda, compártenos la recomendación más relevante para ti para alcanzar esta meta. 

 

@Lucyquiroga
@Finanzasentacon
[email protected]

Periodista y Consultora de Comunicación 
inmersa desde hace 12 años en la farándula financiera
[email protected]
Twitter:  @Lucyquiroga

Comentarios