Hacia un nuevo Querétaro (IV)

05/08/2020
05:03
-A +A

La actualidad me convoca a designar a todos los habitantes de Querétaro; con palabras de Platón; miembros de número de la academia del deber y ciudadanos de la inteligencia. Entre portar o no cubrebocas, la pandemia, el asunto Lozoya que involucra a panistas y priistas, las demandas de la derecha que pretenden desbancar al subsecretario de Salud, a través de un comunicado de gobernadores rebeldes quien hoy en día tienen un problema para cada solución y de los cuales se han desmarcado Francisco Domínguez Servién y el gobernador de Chihuahua, cuyas conductas se justifican, por estar llegando la justicia federal a sus dominios; la cercanía de las elecciones y, el activismo partidista de la Coparmex, que en el tema político nacional, está en contra de todo y a favor de nada, Querétaro elegirá nuevos gobernantes. Los jóvenes y las benditas mujeres, serán determinantes para designar gobernador, municipalidades y legisladores. Sin embargo, existe un grupúsculo que añora a los Palacios; sí con mayúscula; monumentales millonarios con sus Calzadas (ídem) amplias para negocios particulares y, por tanto, no aceptan la realidad, es decir; padecen de paranoia social.

El estado no es el de antes; el de los recuerdos e historia, pues hace muchos años está matándose por las ansias de vivir; el de las familias de rancio abolengo y geopolíticamente vecino de Guanajuato, donde a diario confirman que “la vida no vale nada”, con algunos fiscales que en muchos casos sirven más para estorbar que para proteger (V. gr. El Marro). Querétaro, el nuevo, el posmoderno, el de la era los robots, de la informática, el que fue líder de la industria textil para encabezar hoy en día, gran parte del clúster automotriz y vanguardia en aeronáutica, anfitrión de cadena hoteleras, universidades y tecnológicos privados, Querétaro, sólo habrá salvado la vida para morir después por el horror de sus recuerdos; de lo que fue y ya no es, al recordar que la educación privada, buena o mala, es la forma más efectiva de la discriminación social y la formación de profesionales sin trabajo resulta el modo demasiado caro para fomentar el desempleo. Nuestro gobernador Francisco Domínguez S., es consciente de sus verdaderos y escasos amigos, empero también, de que el barco del panismo se está hundiendo y él es uno de los pocos pasajeros y así se percatará de que el destino le impuso la penitencia del poder. (Continuará).

 

 

Especialista en Derecho del Trabajo. [email protected]

Comentarios