Gallos, veremos de que están hechos

Enrique Guerrero

Se puede decir que todo está listo para que desde este viernes arranque el  Guard1anes 2021, aún con encuentros a celebrarse a puerta cerrada.

No se sabe hasta cuándo, menos cuando el número de contagios de Covid 19 que seguramente aumentó en las fiestas decembrinas, no se ha dado a conocer con exactitud; tal vez en las próximas jornadas y en algunas plazas pueda autorizarse por parte del sector salud, determinado porcentaje de público en las tribunas.

En el caso de Querétaro, el deporte profesional seguirá desarrollándose a puerta cerrada hasta nuevo aviso. Gallos Blancos, a la espera de reencontrarse con su afición en el Corregidora, siempre solidario con las medidas sanitarias, por lo pronto abre este domingo visitando al Toluca.

Mientras que en Gallos, a pesar de que fallaron en la temporada pasada al elegir a Alex Diego, la fe está puesta en otro novel timonel nacional Héctor Pity Altamirano, quien ha armado más o menos a su gusto, un plantel renovado para encarar lo más digno posible al torneo que se avecina.

Un equipo que con la llegada del internacional ecuatoriano Antonio Tren Valencia, espera revertir el pésimo campeonato pasado, sobre todo para alejarse de problemas porcentuales. Es el primer objetivo, puespara nadie es un secreto que si suman las unidades necesarias para cumplir con este punto, de la mano va la claificación a la Liguilla, y con más posibilidades por aquello del repechaje que abre muchas puertas.

Recordemos que la Liga suspendió ascenso y descenso por seis años, o sea que no hay peligro de perder la categoría, siempre y cuando no se termine entre los últimos tres de la tabla de cocientes, de ser así, si Gallos termina en el lugar 18, pagará 120 millones de pesos, 70 mdp un escalón arriba y  50 si finalizan en el 16; por ello, para esta temporada, la directiva plumífera, abrió la chequera para reforzar líneas y que su equipo luche por no terminar entre los tres perdedores de la tabla.

Su primera prueba la tendrán este domingo en la capital choricera, ahí Gallos podrá enseñar sus armas para ver de qué están hechos, aunque la aduana infernal siempre ha sido dura de superar.

No la tienen fácil Altamirano y sus muchachos, pero si quieren cumplir ese objetivo salvador, desde ya se ven obligados a sumar dentro y fuera de su gallinero. 

Hasta la Próxima.

Comentarios