Fundación Arca, A.C., al pie del cañón por la niñez mexicana

El pasado 30 de abril, pequeñas del Internado del Niño de la Salud recibieron con felicidad un delicioso pastel y juguetes
13/05/2017
09:49
-A +A

“El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta”. Pablo Neruda. Poeta chileno.

¡Buen sábado a todos mis seguidores! Mejor preámbulo no pude haber compartido para hoy. ¡Cuán llenas de razón resuenan las palabras que pronunció Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, cuyo seudónimo de Pablo Neruda es más reconocible, en decirnos que el juego nos hará mucha falta para lograr la grandeza!

Y es que en lo lúdico se abren espacios por medio de los cuales las verdades se dicen tal cual son, la congruencia y coherencia son perseguidas insaciablemente por el o los perpetradores del juego y se llegan a lograr acuerdos enraizados en el corazón y la mente. Me pregunto ¿habrá mejor técnica de lograr la madurez?

Mi intención en esta ocasión no es dictar una conferencia acerca de corrientes psicológicas, teorías de pedagogos o desarrollo de los instintos guías. Aunque apasionante, lo que hoy quiero compartirles es que reflexionemos y veamos, como siempre digo, “a antifaz quitado” todo lo que la infancia representa y por lo cual, será menester motivarla, cuidarla, hacerla poco a poco llegar a la autosuficiencia y que en esa madurez se aflore el hermoso sentido del humor y del juego.

El día de hoy, con alegría y gran motivación, les comparto que Fundación Arca, A.C. ( mi hija social) se organizó entre los miembros de su mesa directiva y salimos a saludar a nuestras ya procuradas y conocidas niñas del Internado del Niño de la Salud, para festejarlas en el pasado Día del Niño. Recibieron con gran felicidad un delicioso pastel, juguetes y dulces.
Pudimos departir y obsequiar motivos de esperanza y fe a esas hermosas princesas.

vq-col_44358508.jpg

Ahora, les hago la invitación a sumarse a nuestro importante programa institucional “Becatón”, para participar en la relevante y siempre noble labor de ser padrinos y costearles sus estudios.

Quienes participamos activamente en la filantropía nos queda clarísimo que somos hacedores de mejores historias; será muy grato ver que existen más seres con esa vocación.

La infancia en México y en el mundo es de forma bipartita presente y futuro; esperanza y fe, amor y alegría.

Sé de antemano que en Querétaro habitan personas que con su luz nos contagian alegría. Los invito a salir del anonimato y encender esa luz iluminando mejor un destino.

Quienes se encuentren interesados en participar como padrinos de los niños de Fundación Arca, no duden en pedirme orientación.

Por hoy me despido diciéndoles “¡Hasta siempre, me voy a ser feliz, haga usted lo propio!”. Que tengan un reparador, relajante y fantástico fin de semana.

Comentarios