17 / junio / 2021 | 21:18 hrs.

Fiesta llena de fervor católico

Miguel Servín del Bosque

Se escucha: “despierta hermano peregrino” y el murmullo inicia.

Los peregrinos despiertan y comienzan a incorporarse a las filas, la salida de Arroyo Zarco rumbo a Jilotepec, el olor a tamales, atoles y los puestos que venden los jugos con dos yemas de huevo o a los que les agrada más con jerez, dicen que para tomar fuerza.

En estas jornadas se recorren caminos de terracerías. Por la época de lluvias, cuando llueve, es común ver que más de alguno se resbala y, como si fuera castigo divino, el que se le salió una risa burlona adelante también patina como si estuviera danzando, pierde el equilibrio y cae al suelo.

A pararse y a seguir el andar, cuando se ha vivido esta experiencia, lo recomendable es adquirir un bordón para tener mejor apoyo.

En esta jornada se aprecia la alegría de cientos de niñas y niños, la razón es que harán su primera comunión, un gran momento en la vida de los cristianos, una fiesta llena de fervor católico, los pequeños se alistan juntos con sus padrinos para ese gran momento.

La preparación de meses se ve culminada con este acto. Las niñas lucen vestidos muy elegantes, los varones traje blanco en su gran mayoría. Los padrinos y madrinas junto a los que tomaran por primera vez el cuerpo y la sangre del Cristo resucitado. Se realiza una ceremonia siempre muy emotiva, el sacerdote u obispo que celebra la Santa Misa, al predicar, lo hace siempre con un gran tino para dejar sobre los fieles un mensaje, que siempre es de amor, perdón y en alabanza al Creador.

A tal evento corresponde un gran festejo, el mole no puede faltar. Un rato de festejo que ya pronto habrá que salir.

Siempre es recomendable caminar en la fila de la peregrinación, en el grupo que fueron asignados, se conseja por seguridad y por orden. Así toda la romería puede hacer los cantos de alabanza mariana y el rezo del santo rosario. Pero al igual que en la vida, hay quienes tienen un afán de protagonismo insaciable y son los que se adelantan.

Poco a poco se van incorporando más y más hermanos peregrinos a la fila. Los grupos que se veía con pocos romeros de pronto se vuelven numerosos y uno se pregunta ¿qué pasó?, ¿de donde salieron estos?

Lo que ocurre es que los reporteros gráficos, listos están para tomar una imagen, provocan que aparezcan esos personajes que solo acompañan a los peregrinos para “presumir”, que son muy devotos y acompañan al pueblo en este hermosa jornada, como ya lo he mencionado a nadie le importa, es parte dela miseria humana.

Se llega a Jilotepec y a dar gracias a nuestro Señor por habernos permitido terminar esta jornada. Que nos dé ánimo para las siguientes.

En ocasiones uno siente cansancio intenso, lo que pasa es la mala costumbre de no ejercitarnos hace sentir dolor en los pies y en las piernas. Nada que no se pueda solucionar con un buen reposo. 

Comentarios