¿Estamos listos para la electrificación automotriz?

Lucía Quiroga

A principios de la semana pasada una noticia cimbró a la industria automotriz norteamericana: Volkswagen cambiaba su nombre a “Voltswagen”, suponiendo una nueva era en el desarrollo de autos eléctricos en un mercado que castigó a la marca alemana en 2015, por haber alterado las cifras de emisiones contaminantes de sus vehículos a diésel, al grado que tuvo que pagar cerca de 9,500 mdd únicamente en Estados Unidos.

Pero al final, esta noticia que generó una gran controversia en redes sociales, y que los medios de comunicación empezaron a replicar en todo el mundo, se trató sólo de una broma por el April Fools' Day en la Unión Americana, que es el 1 de abril.

Por cierto, una estrategia como ésta puede ser riesgosa, sobre todo considerando el antecedente del “Dieselgate”, y el impacto que esto tuvo en su reputación y confianza por parte de los consumidores. 

Aunque la empresa matriz en Alemania explicaba que no se pretendía engañar a nadie, el haberlo publicado más allá sólo del 1 de abril hizo que mucha gente se fuera con la finta, y que incluso, haya portales donde continúa publicándose como cierta dicha información.

En fin, ya veremos si esta técnica del April Fools' Day le resulta beneficioso o contraproducente, pero lo cierto es que la electrificación de la industria automotriz sí es real y, aunque su paso va lento, tiene un futuro muy prometedor.

De hecho, la misma Volkswagen tiene como objetivo invertir 19 mil mdd en electrificación y digitalización, y vender un millón de vehículos eléctricos en todo el mundo para el 2025.

Por su parte, la firma Volvo también habla que, para ese mismo año, considera tener la mitad de sus ventas en autos electrificados y para 2030 ofrecer al mercado únicamente vehículos 100% eléctricos.

En cuanto a ventas de autos eléctricos a nivel mundial, el Tesla Model 3 tiene el mayor volumen de ventas globalmente, encontrando su mayor mercado en el continente americano (Canadá, EEUU Y México) y en China.

De acuerdo con cifras de Uswitch, las ventas mundiales de vehículos eléctricos alcanzaron los 2,1 millones en 2019, y todo apunta a que seguirán en aumento en 2021.

Y así, para cada vez más firmas automotrices la electrificación de su portafolio de productos es algo definitivo.

Como es de imaginar, en México esa electrificación es incipiente. En cuanto a la oferta, en el país se ofrecen alrededor de 20 modelos eléctricos, siendo a la fecha el más barato el Renault Twizy, con un precio base de 343 mil 200 pesos, mientras que el Porsche Taycan Turbo S, es el más costoso, rondando los 4 mdp.

Lo cierto, es que el estímulo para que el consumidor adquiera este tipo de vehículos ha ido en aumento y, entre los beneficios para el comprador, están que se le exime del pago de tenencia vehicular, de la verificación de emisiones (por obvias razones), y además de no verse obligado a participar en el programa “Hoy no Circula”.

Elon Musk, presidente ejecutivo de Tesla, ha advertido que se necesitarán otros 20 años para que los autos sean completamente eléctricos. Y en ese camino, la industria ya está haciendo su trabajo en masificar este tipo de tecnologías, ahora toca a las autoridades seguir facilitando el acceso e incentivar la compra. Ya llegará el momento en que todos saldremos ganando con ello: marcas, consumidores y, por supuesto, el medio ambiente.

Comentarios