¿Eres un padre o madre tirano? | Querétaro

¿Eres un padre o madre tirano?

Gloria Villalobos Corral

Dentro de la relación con los hijos, también existen relaciones tóxicas. Los padres tiranos fomentan en sus hijos un autovalor muy lastimado e inseguridad. Comprender que somos padres con las herramientas, cultura y bagaje que recibimos nos ayuda a cambiar patrones aprendidos para construir con nuestros hijos e hijas relaciones mucho más amorosas y sanas. 

El padre y/o madre tiranos o tóxicos construyen hijos miedosos y casi invisibles ante los demás. En teoría el hijo e hija en su desarrollo integral, es decir, físico, cognitivo y emocional requiere de amor, empatía, paciencia y acompañamiento objetivo; cuando educamos mediante nula comunicación, consecuencias físicas severas, devaluando siempre sus emociones y sus decisiones, el hijo o hija crece con un sentimiento de insuficiencia, de miedo y nulificación personal.

Examina con honestidad si eres un papá que lejos de construir destruye. 

Perfil del padre tirano 
•Priorizan siempre sus emociones, minimizando y devaluando las de los hijos. 
•Jamás llegan a acuerdos, siempre imponen su voluntad a como dé lugar, incluso de forma violenta. 
•Por lo regular son intratables, sienten que el respeto sólo lo merecen ellos y jamás los hijos. 
•Nunca piden disculpas, aunque en el fondo reconozcan sus errores. 
•Se normaliza en casa todo tipo de violencia: emocional, psicológica, verbal y física. 

¿Qué no hacer? 
•No minimices sus emociones.
•Jamás lo expongas ni con la familia ni con sus amigos. Los adolescentes son muy vulnerables y fácilmente podemos perder su confianza. 
•Nunca permitas que tus hijos te teman, romper el vinculo de la confianza es un error con efectos graves en su desarrollo personal.

¿Qué hacer? 

•Buscar herramientas que te muestren el camino para que tu labor de padre sea disfrutable y no sufrible. 
•Practica con tus hijos el amor, la escucha y la empatía. Es vital que se sientan en un lugar seguro. 
•Acompáñalo en su crecimiento con paciencia. 
•Valida siempre lo que siente y respeta su ser, sus gustos, su personalidad, su carácter, esto le dará una identidad firme y propiciará su madurez. 
•Ayúdalo a identificar, validar y gestionar sus emociones de forma asertiva. 
•Dale disciplina constructiva, las reglas son importantes para establecer límites y aprendizajes basados en valores. 
•Predica siempre con el ejemplo. Respeto y congruencia son el secreto. 

Las consecuencias en una relación toxica con tus hijos e hijas pueden ser muy severas tanto emocionales como conductuales ya que se convierten en adultos que buscan siempre el reconocimiento con quienes le rodean y desarrollarán el apego ansioso, por lo regular construyen el mismo tipo de relación que tuvieron con sus padres. 

Si tu hogar no es un lugar seguro para tus hijos, por favor busca apoyo profesional, identifica tus patrones heredados y disfruta la maravillosa labor de ser padre o madre. 

No favorezcas la construcción de adultos inseguros, resentidos, infelices y violentos. 

Gracias por darte el tiempo de leer mi columna. Sigo al pendiente de tus comentarios y sugerencias, ¿qué tema te gustaría que abordara? Exprésate, para mí, es un placer compartir contigo… Linda vida. 

Si tienes dudas sobre este tema, estoy a tus órdenes.  Estaré al pendiente chateando en vivo desde mi página www.gloriavillalobos.com el sábado de 9 a 10 de la mañana. 
 
Frase de la semana
“Un buen maestro sabe que en todo ser humano hay grandeza”, Mario Alonso Puig 

Libros recomendados:
—¿Cómo aprende el cerebro?, de    Sara Jayne. 
—El poder del Ahora, de Eckhart  Tolle. 
—Cuentos para pensar, de Jorge Bucay. 

Comentarios y sugerencias: 
Licenciada en Psicología
Terapia Cognitivo conductual y 
de Programación neurolingüística 
[email protected] 
Facebook: Aprendiendo a vivir 
WhatsApp: 9982412230 

Comentarios