En defensa de los derechos de la mujer

María Alemán Muñoz-Castillo

En días próximos, el Congreso de la Unión dictaminará sobre la iniciativa de Igualdad Sustantiva que presenté con la finalidad de reformar la Constitución y todo el marco normativo que se encarga del tema de perspectiva de género. 

Aunque todo el tiempo escuchemos de las autoridades que se está trabajando por la equidad y la protección de mujeres, la realidad es que nuestras leyes y  políticas públicas no engloban la realidad de la situación en el país, es decir, no existe una normativa que obligue a las instituciones a tener datos confiables o simplemente que desde el Legislativo se aprueben los presupuestos incluyendo este rubro.

Esta propuesta busca que los gobiernos tanto federal, estatal como municipal elaboren planes de desarrollo social con perspectiva de género, no podemos decir que estamos trabajando para erradicar el problema de inequidad o de violencia de género cuando ni siquiera tenemos las herramientas para hacerlo y eso coloca en una situación muy cómoda a nuestras autoridades.

La Fiscalía General de la República tendría que contar con una área especializada de diagnóstico y estadísticas con perspectiva de género para que las mujeres reciban una mejor impartición de justicia, no podemos seguir haciendo políticas públicas sin conocer las cifras reales porque simplemente no funcionarán y solo estaremos simulando.

En el caso de la ciudad de Querétaro podemos ver la inequidad de género simplemente en la presidencia municipal, de una planta laboral de 5 mil 717 empleados, 3 mil 477 son hombres y 2 mil 240 mujeres, pero como no contamos con una ley que obligue a las autoridades a cumplir con la paridad, ésta la van aplicar según les convenga y aún así van a decir que son una autoridad paritaria.

A las cosas tenemos que aprender a llamarles por su nombre, y en el tema de perspectiva de género se está simulando. Los discursos suenan muy bonitos pero en realidad los feminicidios siguen, la violencia intrafamiliar continúa, la diferencia de pago entre hombres y mujeres está presente en la mayoría de nóminas y los horarios son muy diferentes, es decir, la mujer sigue estando en una desventaja notable.

Tenemos que tener un punto de partida para realizar políticas públicas que erradiquen la desigualdad de género que existe hacia la mujer en todos los ámbitos y mientras no haya leyes que sustenten las propuestas que protejan sus derechos no existirá un marco que obligue a las autoridades a cambiar su manera de gobernar.

Desde mi posición como Diputada Federal, he luchado en la Cámara de Diputados para plasmar decisiones que cambien para bien la vida de las mexicanas. De las 25 iniciativas que he presentado, 36% han sido en temas de igualdad sustantiva y no voy a parar hasta que empecemos hacer cambios de fondo que permitan resultados tangibles, no solo de discursos.

El tema de igualdad se tiene que tratar desde la Constitución, desde todas las leyes, no se puede seguir simulando con políticas públicas vacías que no cuentan con información real o actualizada, cómo se piensa terminar con un problema cuando ni siquiera hay una normativa que lo trate de eliminar. Mi compromiso sigue y seguirá siendo para todas las mujeres, porque es nuestro tiempo y es nuestra oportunidad. 

Comentarios