¿Empeñar es buena solución?

Lucía Quiroga

El inicio de un año es buen momento para analizar el estado de nuestras finanzas personales. Hay quienes ya están tomando cartas en el asunto, mejorando hábitos, administrando sus recursos, pero hay algunos otros que aún siguen teniendo sus finanzas de cabeza.

Dicen que como empiezas un año vas a terminarlo. Así que, ¿cómo te fue con tu aguinaldo? ¿lo administraste óptimamente? ¿gastaste de más? ¿compraste algo que no necesitabas? ¿no sabes en qué se te fue?

Desafortunadamente en México, de acuerdo con una encuesta del coach financiero  Coru,  66% de las personas gasta más de lo que gana, afectando negativamente sus finanzas personales o familiares.

Consecuencia de ello, del exceso de compras en la temporada navideña y/o, por supuesto, de factores externos como la inflación y el aumento de precios en los productos básicos, se da el fenómeno de la llamada “cuesta de enero”.

Y aunque el nombre habla solo del primer mes, en realidad las consecuencias pueden durar más tiempo, y convertirse en una bola de nieve difícil de controlar.

Existen diversas opciones que pueden ayudar a salir del paso, todo depende del grado de endeudamiento. Por ejemplo, si la cantidad es pequeña, es mejor ajustar nuestro consumo, recortar lo que no es prioritario y conseguir saldarlo en un breve tiempo. 

En cambio, si se requiere el dinero de forma inmediata y es una suma más elevada, una opción es el empeño de bienes.

¿Qué tan recomendable o no es esto? Según información de la Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios (AMESPRE), el sector registra un incremento del 10 al 15% durante el primer trimestre del año.

Lo ideal es evitar empeorar tu situación económica pagando una deuda con otra. Sin embargo, empeñar podría ser opción si necesitas conseguir dinero de manera rápida. Desafortunadamente, existen algunas variables que podrían afectar la suma que recibes, como una cuota por resguardo, seguro contra robo o bien, una cotización muy baja del valor de tu prenda. Tomando esto en cuenta, al empeñar un bien es indispensable verificar claramente las cláusulas del contrato y, por supuesto, que la entidad a la que se acude esté debidamente registrada.

Actualmente, de acuerdo con el Registro Público de Casas de Empeño, la Profeco tiene registradas para operar, 7,653 casas de empeño. (Puedes verificar en el siguiente link https://rpce.profeco.gob.mx/casa_empeno.php )

Entre los pros de esta opción es que puedes recuperar los bienes prendados, y la gama de artículos que se pueden empeñar es amplia.

Y entre los contras, empeñar puede incluir costos adicionales que quizá no tengas contemplados, y existe el riesgo de perder tu artículo.

Dicho esto, independientemente de la decisión que tomes, lo mejor es que investigues antes y consideres el impacto que tendrá a mediano plazo. Recuerda que la mejor manera de evitar caer en problemas financieros es mantener un presupuesto que te asegure cubrir los gastos básicos, comprar inteligentemente, no gastar más de lo que ganas, y apostar por tu salud financiera. 

@Lucyquiroga

Comentarios