Elección en el PAN: ocasión para unirnos

Gonzalo Guerrero Renaud

Los procesos para elegir a dirigentes en cualquier organización humana implican un esfuerzo de sus miembros por establecer los criterios, las reglas y hasta los detalles logísticos, a fin de que el resultado sea positivo para dicha organización.

Las elecciones, como he comentado en otros momentos, deben ser una ocasión para que los militantes dialoguen, reflexionen, hagan propuestas, debatan sus ideas y, finalmente, preservar la unidad humana en torno a los principios y fines que los motivaron a militar en pos de una misma causa.

Hoy, 16 de agosto de 2015 es una nueva fecha histórica en el Partido Acción Nacional: hoy se eligirá al nuevo presidente del Comité Ejecutivo Nacional en un proceso abierto a los miembros activos.

Una ocasión para unirnos, es lo que debemos de ver los panistas en esta elección.

Por primera vez en la historia del partido, un panista emanado de la militancia estatal de Querétaro, Ricardo Anaya Cortés, participará en una elección de este tipo. (Ciertamente, Anaya ya ocupó la presidencia hace unos meses, pero fue de manera interina, ante la solicitud de licencia de Gustavo Madero Muñoz). El otro contendiente es Javier Corral Jurado, originario del estado de Chihuahua.

Este proceso electoral tiene varios antecedentes importantes:

Uno de esos antecedentes fue la XVII asamblea nacional que se llevó a cabo el 16 de marzo del 2013, en la cual se planteó una modificación a los estatutos generales del partido, la cual debía generar, según palabras de Gustavo Madero, un partido más abierto, transparente y democrático… más moderno y eficaz. Ese día, la asamblea se declaró en receso momentos después de que se propuso una modificación muy trascendente a los estatutos: que los dirigentes nacionales y estatales fueran electos directamente por los militantes activos en lugar de que fueran electos por los consejos nacional y estatales, como venía sucediendo desde la fundación del partido. El principal promotor de esa propuesta fue uno de los contendientes de hoy: Javier Corral.

La asamblea se reanudó casi cinco meses después, el día 10 de agosto, y ahí se concretó la modificación ya mencionada: los militantes eligirían directamente a los dirigentes nacionales y estatales.

Bajo esa nueva regla, el 18 de mayo de 2014 se realizó una elección para renovar al comité ejecutivo nacional. Los contendientes fueron Gustavo Madero Muñoz (quien dejó como presidenta interina —por primera vez— a una mujer: Cecilia Romero) y Ernesto Cordero Arroyo. El resultado fue el triunfo de Madero.

Otro antecedente fue la modificación a los métodos de afiliación al partido. Se determinó facilitar la afiliación de ciudadanos recurriendo, entre otras cosas, a las nuevas tecnologías de internet para hacer su solicitud, hacerla llegar al Registro Nacional de Miembros y completarla en los comités municipales. Hoy, el padrón nacional panista es cercano a 470 mil miembros activos con derecho a voto es esta elección. Los procesos de afiliación se encuentran nuevamente en revisión a fin de que los comités municipales tengan mayor participación.

A nivel nacional habrá 149 centros de votación. En el municipio de Querétaro habrá dos centros de votación: uno para los panistas inscritos en el distrito electoral federal III, que estará ubicado en el hotel Plaza Camelinas y el otro para los del distrito federal IV que estará ubicado en el Salón Chamali. Habrá otros 17 centros, uno en cada municipio del interior del estado.

“Que las buenas voluntades no se dispersen”, fue una frase de don Manuel Gómez Morín. A eso debemos aspirar los panistas queretanos. Considero importante acudir a votar el día de hoy y a seguir participando para mejorar nuestros procesos, nuestro partido y nuestro país.

Analista político y miembro del PAN. @ggrenaud

Comentarios