El gobierno no es el partido (I)

Filiberto López Díaz

Octavio Paz: “La irrealidad de lo mirado da realidad a la mirada.” Frase actual para la época electoral en Querétaro, otros estados de nuestra República Mexicana. Querétaro llega al final de turnarse el poder entre las familias de añejo abolengo que han incrementado en forma extraordinaria y, no del todo legales, sus inmensas riquezas. Ahora es diferente: Pancho Domínguez no ha deparado en gastos, trabajos, sudor y quizás hasta lágrimas; primero, para salir del nefasto lugar en el que lo colocaron políticamente, personajes oscuros, sin escrúpulos y en los que depositó 100% su confianza. Después, para lograr lo anterior no duda un solo instante, no pública ni directamente, en defender lo indefendible: Kuri como gobernador y Nava donde se encuentra gracias a “concertasesiones”. La tercera la da nuestro Nobel de Literatura: En nuestro gobernador Francisco Domínguez S. la irrealidad de lo mirado da realidad a “su” mirada; es decir, él ya ve como un hecho lo anterior y, olvida que en la política no se viene a salvar el prestigio, sino a salvar el pellejo.

Rafael Camacho decidía en el PRI, para de aquí, como ahora, el PRIAN; hoy, en la Casa de la Corregidora se quieren aprovechar de Morena, pues los dimes y diretes se encuentran a la orden del día y es un collage no una institución con proyectos claros, inteligentes, definidos y realizables. Pancho Domínguez lo sabe, mantiene un bajo perfil y válidamente se está aprovechando de los espacios dejados por Morena, pues niegan hasta sus más valiosos y eficaces personajes; se distraen y otorgan nichos políticos, a cambio de espejitos o… espejismos.

Del PRI, ya no queda nada por haber dado todo de sí con su actuar y, en bastantes rubros de manera positiva. En el PAN, existen temores fundados de perder las mejores posiciones políticas en Querétaro, pues al estar huérfano de programas sociales, estructuras sólidas territoriales y sin tener programas definidos, sólo les quedan las antiquísimas familias queretanas, que comparten además del gobierno, haciendas, ranchos, varios inmuebles, desarrollos industriales y comerciales; pero lo principal, los… apellidos de rancia alcurnia y abolengo y recuerdo a Pérez Reverte: “No se puede mirar al pasado, con ojos del presente”, pues estas familias, no se han dado cuenta, de que el próximo gobernador, ya ha tomado las riendas de la política estatal. (Continuará).

 

Comentarios